María Alcaraz
María Alcaraz

¿Cuánto hay que ahorrar para nuestra jubilación?


Ahorrar. Todos pensamos en ahorrar y poder asegurarnos un buen colchón para imprevistos de vida e incluso, para nuestra jubilación. Es un buena fórmula que todos deberíamos tener presentes en nuestra vida pero sin perder el punto en el que el debemos pasar a invertir lo que ahorramos. El dinero “parado” pierde su valor y hay que hacer algo con él para rentabilizarlo. ¿Cuándo es el momento adecuado según nuestro volumen de ahorros?

¿Cuánto hay que tener ahorrado en España?

El nivel de ahorro en nuestra vida dependerá mucho del momento en el que nos encontremos y nuestras circunstancias. A todos nos preocupa y casi nos quita el sueño no tener ahorrado pero nuestra intención de ahorrar colisiona la mayoría de las veces con el nivel de vida que nos gusta llevar, las circunstancias de trabajo – desempleo, el coste de la vida, etc.

En estos días hemos descubierto aún más para nuestra sorpresa el interés que suscita conocer cuánto deberíamos tener ahorrado a los 40 años. Es como una edad barrera psicológica en la que todos nos ponemos a pensar más en lo que queda de vida y nuestra edad madura que en lo que hemos vivido.

Partamos de la base que la media que se debería ahorrar para habitantes de España (teniendo en cuenta los salarios, el coste de la vida, etc) es de un 6,1% de los ingresos percibidos. Esto sería lo ideal pero los hay que no ahorran nada y otros que ahorran muy por encima de esta cantidad.

Como la mayoría no ahorramos ni siquiera esta cantidad y además lo hemos empezado tarde (los primeros años de trabajo vemos tan lejos el horizonte de la jubilación que ni nos lo planteamos o los sueldos son tan bajos que no nos permite ahorrar), llega la edad de 35 – 40 años y nos agobiamos por no tener unos ahorros planificados.

Por lo tanto, para hacer estos cálculos y mostrar un escenario supuesto “ideal”, vamos a utilizar la edad de 40 años como referente.

Según los expertos en finanzas que son los que realmente saben, conocen la situación y también analizan el sistema de pensiones de nuestro país (lo que hay y lo que está por venir), consideran que a la edad de 40 años deberíamos tener ahorrados 3 veces nuestro salario.

¿Qué significa esto a efectos cuantitativos?

Que si al año cobras 20.000 € brutos, a tus 40 años ya deberías tener ahorrados 60k €.

Como esto no se consigue de forma repentina ni en un año, marcan un hito previo que consideran asequible que es que a los 30 años deberías tener ahorrado una vez tu salario anual. A los 35 años, 2 veces tu sueldo anual y por lo tanto, a los 40, 3 veces tu sueldo anual.

Esto sería muy factible si como decimos, empezásemos a ahorrar desde nuestro primer empleo y también ayudaría no acceder tan tarde al mercado laboral ni retrasar el tener un sueldo digno (pero eso no depende todo de nosotros).

Como un dato fácil de asumir y de recordar para poder ejecutarlo mes a mes, lo más sencillo es tener claro que el ahorro óptimo es del 20% de tus ingresos mensuales.

¿Qué hacer con los ahorros?

Cuando ya tenemos claro lo que tendríamos que tener ahorrado y vemos nuestras capacidades para tenerlo o conseguirlo, el siguiente paso es que nos planteemos qué hacer con esos ahorros.

Aunque el tema bancos e inversiones esté como para tener cuidado, lo que no es funcional es tener el dinero parado y mucho menos, debajo del colchón.

En el caso de que tengamos dinero ahorrado, la inflación puede llegar a convertirse en nuestro peor enemigo. Ella, la inflación, va a hacer que tu dinero parado pierda valor cada 25 años y aunque pienses que eso es mucho tiempo en realidad, no lo es.

Guardar una cantidad para imprevistos

De todo lo que ahorres dispón una cantidad para tenerla presente para posibles imprevistos de vida (un despido o pérdida de trabajo, una enfermedad, etc… que ojalá nunca llegue pero bueno, siempre es bien para nuestra tranquilidad tenerlo ahí preparado). ¿Cuánto? Bueno, eso dependerá tanto del dinero ahorrado como de la situación personal de cada uno, nuestras necesidades y el ritmo de vida que tengamos.

Con esto conseguirás tener tranquilidad en tu día a día. A esta cantidad le llamaremos “colchón financiero”.

Invertir de forma inteligente

Una vez que hemos apartado esa parte para imprevistos de vida, el resto lo más aconsejable es invertirlo de forma inteligente para poder extraer beneficios de ese dinero.

Opciones para invertir hay muchas en el mercado. Desde comprar una vivienda para alquilarla hasta hacerte con un asesor financiero que te ayude a decidir qué producto es más aconsejable para tu situación y sobre todo para tus objetivos.

Lo fundamental es que sea lo que sea y escojas lo que escojas, no dejes el dinero parado. El movimiento atrae más dinero y te ayudará a que ese dinero funcione por sí solo.

Ahora ya tienes más argumentos para crear tu propio plan de ahorro y así sumar tranquilidad a tu vida actual además de poder incluso adelantar tu jubilación y vivir mejor.

Te puede interesar: Cómo obtener ayudas al desempleo para autónomos

This post is also available in: Spanish English

0 ComentariosEsta publicación no tiene comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos