Flujo de caja libre: ¿qué es y cómo se calcula?

21 Marzo 18

El flujo de caja libre es uno de los elementos a conocer en tu empresa para poder medir correctamente las variables a tener en cuenta y poder tomar decisiones en función de ello, conociendo todos los factores y elementos relevantes a tener en cuenta.

El flujo de caja libre viene a representar el dinero que la empresa tiene disponible para hacer frente al pago de deuda pendiente o para poder pagar dividendos a los accionistas o socios de la empresa.

Por ello, tanto si somos los gestores de la empresa como si en vez de gestionarla simplemente hemos aportado dinero a la misma como inversores y somos socios o accionistas, el flujo de caja libre es un elemento de gran interés para nosotros.

Debemos tener en cuenta además si estamos analizando los ratios y cálculos que podemos hacer para controlar y conocer mejor nuestro negocio, o incluso un negocio de la competencia o un negocio de un tercero en el que estamos interesados en invertir o adquirir, que no podemos confundir el flujo de caja libre con otros flujos o ratos como el cash Flow o los flujos de caja, ya que estos son elementos diferentes y que representan cifras y cuestiones distintas, tanto en la interpretación de las mismas como en la forma de calcularlos y la utilidad o aplicación para la vida de la empresa.

Es importante analizar todos los ratios, pero sabiendo cual de ellos es de cada área o tiene relevancia para cada cuestión concreta. No es lo mismo el flujo de caja libre que nos ayuda si somos inversores por ejemplo que otros ratios que nos dicen si somos viables para obtener financiación o si disponemos de tesorería para el pago a proveedores.

¿Cómo podemos calcular el flujo de caja libre?

Si queremos calcular el flujo de caja libre debemos seguir unos pasos previos para tener todos los elementos de la suma que componen el resultado final que nos permite obtener la cifra que representa el flujo de caja libre de nuestra empresa.

En primer lugar, debemos calcular el margen operativo bruto, que es la diferencia entre las ventas y los gastos, tanto de dichas ventas como los que son generales y no imputables directamente a las ventas:

Margen operativo bruto = Ventas realizadas - Costes de Ventas - Gastos generales.

A continuación, debemos obtener el beneficio neto, para lo cual es necesario calcular previamente el beneficio antes de impuestos.

El beneficio antes de impuestos es la diferencia entre el margen operativo bruto que hemos obtenido en el paso anterior y las amortizaciones, es decir, debemos quitarle la amortización imputable a dicho margen operativo.

Beneficio antes de impuestos (BAIT) = Margen operativo bruto - Amortizaciones.

Con este beneficio antes de impuestos obtenemos el beneficio neto quitándole los impuestos correspondientes a abonar.

Beneficio neto = Beneficio antes de impuestos BAIT – Impuestos

El último elemento que necesitamos conocer a fin de obtener el flujo de caja libre sería lo denominado como necesidades operativas de fondos que viene a recoger la necesidad de tesorería que tiene la empresa.

Estas necesidades operativas de fondos se obtienen sumando la caja, las cuentas de clientes y las existencias y restando los proveedores.

Necesidades Operativas de Fondos (NOF) = Caja + Clientes + Existencias - Proveedores.

De esta manera tendríamos todos los datos para calcular el flujo de caja libre que seria el resultado de sumar el beneficio neto que hemos calculado anteriormente, añadir la amortización, restar la inversión realizada en activos fijos y restar igualmente las necesidades Operativas de Fondos.

Flujo de Caja Libre = Beneficio Neto + Amortización - Inversión en Activos Fijos - Inversión en NOF.

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos