El flujo de caja o cashflow

16 Noviembre 16

Cashflow, flujo de caja, flujo de tesorería ¿Qué es? ¿Qué significa? ¿Para qué sirve? ¡Descúbrelo leyendo este artículo y cálculalo con el descargable adjunto! Muchas veces habremos escuchado el término cashflow o flujo de caja, incluso flujo de tesorería, pero no hemos sabido exactamente de qué nos estaban hablando. Sabíamos que era un término económico, que tenía que ver con las finanzas de nuestro negocio, pero también que llevábamos muchos años sin saber lo que era y, aparentemente, no nos había pasado nada por no saberlo. Pero… ¿Y si el saberlo nos hubiese ayudado a evitar situaciones de estrés financiero y de tener que buscar financiación o liquidez de cualquier rincón, pasando por malos momentos o situaciones que podríamos poder haber evitado? ¡Descubre qué es y averigua todo lo que podría haberte ayudado prestarle más atención a este término económico – contable?

¿Qué es el flujo de caja?

El flujo de caja, flujo de tesorería o cashflow es un término económico que nos indica las entradas y salidas de tesorería de caja y la liquidez de la que disponemos en consecuencia para hacer frente a pagos que puedan venir o, incluso, si teniendo exceso de liquidez, podemos invertir parte de ese dinero en renovar inmovilizado o sacarle rentabilidad invirtiendo en productos financieros o inmobiliarios.

¿Cómo se calcula el flujo de caja?

Pese a lo aparentemente complicado del término, especialmente si no tenemos conocimientos sólidos de contabilidad, el flujo de caja es uno de los términos más sencillos de calcular en un negocio. La forma sencilla de calcularlo es restando sobre los ingresos recibidos, los gastos en que se ha incurrido, tanto gastos operativos, incluidas las amortizaciones, como el resto de gastos. Para un cálculo más sencillo del mismo, donde sólo tengas que completar los datos que se solicitan y se calcule de manera automática el flujo de caja o cashflow de tu empresa, puedes descargar la plantilla adjunta.

¿Para qué nos sirve conocer el flujo de caja?

Para lo primero que nos sirve un flujo de caja es para conocer si nuestro negocio va bien. Si disponemos de tesorería y si podremos hacer frente a los pagos que se avecinan y que sin liquidez y disponibilidad de recursos económicos en caja no podríamos pagar. Adicionalmente a esto, y no por ello de menor importancia, conocer el flujo de caja de nuestra empresa nos permite conocer un poco más el funcionamiento de nuestro negocio. Por ejemplo, si nuestros clientes nos pagan las facturas a 90 días, pero en cambio nosotros pagamos a nuestros proveedores a 45 días, debemos tener en cuenta que hay ocasiones en que la tesorería va a sufrir dificultades y o debemos contar con ello para tener ese adelanto de dinero para pagar al proveedor en tanto el cliente nos paga la factura, o por el contrario deberemos recurrir a financiación temporal o a algún sistema financiero como el confirming que nos solvente la falta de tesorería entre un momento y otro.

¿Qué decisiones nos ayuda a tomar conocer el cashflow de la empresa?

Conocer en cada momento el flujo de caja o cashflow de nuestro negocio nos puede ayudar a tomar, o a tomar acertadamente, algunas decisiones dentro de la gestión empresarial del negocio. Entre las mismas están las relativas a la adquisición de materiales para nuestro negocio. Por ejemplo, si un proveedor nos hace una oferta por la cual si en lugar de 100 unidades de un material concreto adquirimos 200 nos realiza un 25% de descuento, debemos pensar en si financieramente podemos hacer frente a ese mayor gasto, aunque sea con descuento y sobre todo, si lo vamos a poder pagar o hay previsión de un ingreso que nos ayude a soportar esa mayor inversión o ese adelanto del gasto. El flujo de caja nos puede ayudar a tomar esta decisión contemplando ese mayor gasto en el periodo en que se realice la operación y viendo si tenemos liquidez o si por el contrario vamos a hacer frente a un colapso financiero al no poder asumir los pagos a realizar con los ingresos que se han programado para ese ejercicio, sin poder salvar la situación con tesorería, obligándonos a recurrir a financiación externa. Si no lo tenemos en cuenta y tenemos que recurrir a un préstamo para adelantar ese pago, tal vez el gasto sea mayor que el descuento que nos realizan o provoquemos una situación de necesidad de financiación que no era necesaria. Otra decisión, en la situación contraria, que nos ayudará el disponer de la información sobre el flujo de caja de nuestra empresa, es la posibilidad de invertir la tesorería o disponibilidad financiera en nuevos elementos. Así, por ejemplo, si en la previsión no vamos a necesitar más del 10% de la tesorería al menos en los próximos 12 meses podemos plantearnos renovar la furgoneta de la empresa, por ejemplo, los sistemas informáticos, o simplemente invertir parte de esa tesorería inutilizada en un producto bancario, como un depósito, que al menos rentabilice tener ese dinero parado sin utilizar.

¿Te ha sido útil la platilla descargable? ¿Qué otros términos económicos quieres conocer mejor cómo funcionan? Y siempre, si quieres agilizar la gestión de tu empresa, incluye un Software de Gestión Online como Billage. ¡Pruébalo Gratis Ahora!

Billage te ayuda a llevar la contabilidad al día

Descarga tu plantilla

Descarga esta plantilla para calcular el flujo de caja de tu empresa de forma sencilla y automática. En unos minutos sabrás el estado de tu negocio y te ayudará a tomar decisiones relacionadas con gastos e inversiones.

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos