« Volver al glosario

La financiación para empresas: la guia completa


Conforme a la Real Academia de la Lengua Española, financiación es la acción y efecto de financiar.

No obstante, si queremos una definición más detallada de este término, podemos considerar que la financiación, o financiamiento, es el acto de dotar de dinero y de crédito a una empresa, organización o individuo, es decir, esta es la contribución de dinero que se requiere para comenzar o concretar un proyecto, negocio o actividad. Generalmente las maneras más comunes de obtener la financiación es a través de préstamos o de créditos.

La financiación de las empresas la podemos clasificar en función de varios criterios.

Si dentro de ellos elegimos clasificarla según su plazo de vencimiento, tenemos dos modalidades.

La primera de ellas es la financiación a corto plazo que es aquella cuyo vencimiento o el plazo de devolución es inferior a un año. Algunos ejemplos son el crédito bancario, la línea de descuento, financiación espontánea, etc.

Por su parte, y al contrario de la anterior, tenemos la financiación a largo plazo consistente en aquella cuyo vencimiento (el plazo de devolución) es superior a un año, o no existe obligación de devolución, por ejemplo cuando la financiación se llevó a cabo a partir de fondos propios o de algún amigo, pariente que no lo solicita. (fondos propios). Algunos ejemplos son las ampliaciones de capital, autofinanciación, fondos de amortización, préstamos bancarios, emisión de obligaciones, etc...

Si por el contrario, el criterio elegido para la categorización es clasificarlo según su procedencia tenemos otros dos epígrafes:

El primero de ellos es la financiación interna, la cual se logra a partir de los propios medios económicos que dispone la empresa, es decir, de los fondos que la empresa produce a través de su actividad (beneficios reinvertidos en la propia empresa).: reservas, amortizaciones, etc

Frente a ella, tenemos la financiación externa, la cual procederá de inversionistas que no forman parte de la empresa. Como por ejemplo: financiación bancaria, emisión de obligaciones, ampliaciones de capital, etc.

Si la clasificación del tipo de financiación lo hacemos según los propietarios, tendremos los medios de financiación ajenos entre los que podemos encontrar multiples productos o sistemas como créditos, emisión de obligaciones, hipoteca (en una o diferentes monedas), tarjetas de crédito o notas de crédito etc. Forman parte del pasivo exigible, porque en algún momento deben devolverse (tienen vencimiento), así como los medios de financiación propia, que serían la tesorería de la empresa, el efectivo del que dispone, con la precaución de que no se encuentren bloqueados por constituir parte de un aval, no quedarse sin liquidez . Todo ello, además hay que realizarlo con precaución para no llegar a una situación de suspensión de pagos o la quiebra de la empresa y siempre revisando el apalancamiento financiero.

Una forma de obtener financiación empresarial fuera del sistema financiero de los bancos o entidades crediticias es acudir a pedir esos préstamos a particulares. Para ello, tenemos la metodología concreta de crowfunding, denominada crowdlending por el cual entendemos el préstamo entre particulares y empresas (del inglés peer-to-business lending o p2b Lending, o simplemente crowdlending), consiste en la financiación mediante préstamos o créditos a pequeñas y medianas empresas, por medio de una red con un elevado número de prestamistas particulares o empresas que invierten su capital privado o ahorros a cambio de un tipo de interés.