¿Qué es la Cadena de Valor de una empresa?

15 Junio 18

En tu empresa tienes que siempre trabajar con el objetivo de encontrar el punto de mayor productividad y también, por supuesto, máxima rentabilidad. Cuentas con determinadas herramientas que te ayudarán a identificar aquello que es realmente importante y que debes potenciar porque funciona bien para también conocer lo que es el punto débil y determinar cómo solucionarlo. Una de esas “herramientas” es la conocida “Cadena de Valor”, un elemento que cada vez está más en auge gracias a sus impresionantes beneficios y cómo puede ayudar a la organización y equipo de la misma.

Además, otro punto importante que necesitas siempre tener bien vigilado es tu competencia ya que actualmente es “brutal” y tú, antes de crear una lucha encarnizada contra ellos, debes identificar tu zona de genio, tu propuesta de valor para diferenciarte y caminar sobre seguro construyendo tu camino. A esto, también te va a ayudar la Cadena de Valor.

¿Qué es la Cadena de Valor de una empresa?

Todo surge o se resume en esas piezas o “eslabones” que una empresa va generando a raíz de su trabajo y buen hacer durante el paso del tiempo y que conforman, poco a poco, esa “cadena” raíz sobre la que se desarrolla el negocio.

¿Por qué son importantes esos eslabones? Porque son piezas que aportan un “valor” indiscutible que ayuda a la empresa a crecer, a ser más sólida, a progresar y mejorar y por lo tanto, ofrecer a sus clientes un mejor servicio – producto y ser más eficiente y eficaz a nivel interno. Todo cuenta, todo afecta, todo influye y por supuesto los contactos y piezas que van creando el motor y forman parte del engranaje son indispensables para el resultado final.

A efectos prácticos y aplicables en el día a día, la Cadena de Valor es una herramienta en sí misma, herramienta estratégica (por su importancia) de análisis con la que se va a poder (y deberías hacerlo) identificar cuáles son tus ventajas competitiva o tu propuesta de valor como empresa que te posiciona en uno u otro lugar en el mercado.

El concepto Cadena de Valor

Fue en 1985, en el libro The Competitive Advantage: Creating and Sustaining Superior Performance, cuando leímos y recibimos por primera vez el término. ¿El autor, el creador? Michael Poter, ya conocido por todos por el inmenso aporte que nos ha proporcionado en los negocios y su desarrollo.

Lo creó o lo construyó, el concepto de Cadena de Valor según los “sistemas empresariales” que una de las potentes empresas de la época desarrolló y que fue realmente efectivo.

En este momento lo que se analizó fue un paso más de lo habitual y es que en lugar de estudiar las ventajas competitivas de la empresa en general, se bajó un nivel para, por cada sección o departamento, saber cuáles eran sus ventajas competitivas con respecto a las mismas áreas de las empresas competencia. El análisis resultante era realmente muy potente y se podían atajar decisiones mucho más certeras y con foco en cada área de la empresa. La eficacia era más notable que con el sistema anterior global y general.

El valor, un concepto con mucha esencia

Pero antes de seguir desgranando en sí misma qué es la Cadena de Valor, es importante detenernos en el término Valor que quizás pasa un poco más desapercibido de lo que debería y es que es algo que normalmente nos cuesta determinar.

Para conseguir algo, siempre, en todos los aspectos de la vida, tienes que ofrecer algo con mucho Valor y más aún hoy en día donde la competencia es muy fuerte, brutal por así decirlo, lo que te obliga a que tu valor sea cada vez, mucho mayor. Pero, ¿cómo se mide ese valor? ¿Cómo puedes saber si tu valor es mayor o menor? Pues como todo en esta vida, o mejor dicho, casi todo. A través de su “precio” y es que hoy en día le damos más o menos valor a algo según el precio que tenga o lo que estemos dispuestos a pagar por ello.

A partir de este razonamiento, Poter determinó igualmente que lo importante en esta relación era el margen, es decir: la cantidad que queda entre el precio que el cliente está dispuesto a pagar por tu producto menos el coste del propio producto – servicio. Cuanto más margen exista, mayor será tu ganancia y por tanto, el valor de ese producto – servicio también aumentará.

¿Cómo conseguir aumentar ese valor – margen?

Con la Cadena de Valor ya que como decíamos es esa herramienta que te ayuda a identificar las ventajas competitivas de tu compañía según cada área de actuación y después, trabajarlas para potenciarlas y destacar por ende de la competencia.

¿Qué consigues con ello? Que tu valor frente al usuario – cliente aumente.

A efectos prácticos lo que hace la Cadena de Valor o tú con ella es ir “desgranando” tu compañía en “actividades estratégicas” (que ya lo tienes hecho en modo de departamentos o áreas de actuación) y continuar este ejercicio con la representación sistematica de todas las tareas y actividades de la propia empresa asignándoles un costo – valor – margen.

Lo interesante de la Cadena de Valor es que a cada área – tarea vivirá una etapa determinada de “agregación de valía” en la que se van aplicando los procesos productivos diseñados para disminuir el coste y así, aumentar el margen y por tanto, el valor.

Cuando la Cadena de Valor se ha puesto en marcha te mostrará un esquema / mapa de tu negocio con el que podrás ver claramente cuál es tu posición en el mercado con respecto a tus competidores. Una vez clarificado este punto, será entonces el momento de tomar decisiones y corregir desviaciones para mejorar.

Ahora ya puedes poner en marcha la Cadena de Valor en tu empresa. Para hacerlo ágilmente lo mejor es contar con la ayuda de un CRM potente que te pueda dar datos claros de todo tu negocio. Con billage, te será muchísimo más fácil, rápido y eficaz implementar este sistema. ¿Te animas?

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos