« Volver al glosario

Base de cotización


¿Qué es la base de cotización?

La base de cotización es el importe sobre que el que se calculan los pagos que la empresa realiza a la Tesorería General de la Seguridad de cada trabajador.

Trabajador por cuenta ajena – base de cotización

La base de cotización aplica a los trabajadores por cuenta ajena que disponen de una nómina con un sueldo bruto. De ese sueldo bruto, se calculará la base de cotización que será el importe a pagar a la Seguridad Social (se encarga la empresa que contrata).

Tipo de cotización

Los importes que componen la base de cotización están directamente relacionados con el salario que percibe el trabajador (en el caso de los trabajadores por cuenta ajena – tienen nómina).  Este importe está regularizado por la Seguridad Social que estipula qué importe – tipo de cotización es según las condiciones particulares de cada trabajador (salario, hijos, familia, etc). Se revisan de forma anual y se publican en el Boe (tanto las bases mínimas como las bases máximas). También estas bases están sujetas o determinadas por las categorías profesionales y los convenios laborales.

Como ejemplo, en 2018, los trabajadores encuadrados en el Grupo de Cotización 1 (ingenieros, licenciados – personal de alta dirección no sujeto al estatuto especial), su base mínima de cotización es de 1199,10 € y la máxima es de 3751,20 € mensuales. Esto es la base de cotización (no lo que perciben como sueldo) sino la cantidad que cotizan a la Seguridad Social (el rango mensual).

La base de cotización y el paro

Otro de los aspectos en los que influye fuertemente la base de cotización es en la posterior cuantía que corresponderá en caso de pedir el paro. Cuando se realiza la solicitud de paro, se tendrá en cuenta para adjudicarla o no y qué cantidad mensual, la base de cotización a la que ha estado sujeto el trabajador. Así afectará al paro y por supuesto, a la indemnización que corresponde en caso de despido.

Si se sufre un expediente de regulación de empleo en la empresa en la que estemos trabajando, para percibir indemnizaciones de finalización, también se valorarán según las bases de cotización de cada trabajador.

Vida laboral – reflejo base de cotización

Si quieres tener siempre conocimiento pleno de cuál es tu base de cotización, puedes identificarlo claramente en tus nóminas que cada empresa, mensualmente, está obligado a facilitarte a la vez que te abona tu salario acordado. De igual manera, podrás siempre solicitar a la Seguridad Social lo denominado como Vida Laboral que no es más que un detalle compilado en un único documento, de todos los trabajos que has realizado, los días trabajados en cada uno de ellos y por tanto, los días cotizados en toda tu vida laboral.

Base de cotización para la jubilación

Si para algo tiene importancia la base de cotización además de para el mes a mes, eso es, de cara a la jubilación. Según la base de cotización que tengas en cada puesto, en cada trabajo, así estarás “ahorrando” o mejor dicho, cotizando, para después cobrar una cantidad u otra en tu jubilación.

Y es que la base de cotización es el punto de referencia para cobrar cualquier tipo de subsidio, desempleo, jubilación, paro… Todo lo que se cobre derivado de una actividad profesional o trabajo, está asentado en la base de cotización.

De todas formas, a pesar de lo que estemos cotizando para nuestra jubilación, siempre es aconsejable (dado como está la economía) hacerse con un plan de pensiones propio – privado.

*Cabe destacar que la base de cotización no es algo exclusivo de los trabajadores por cuenta ajena – nómina sino que también refiere a los autónomos aunque estos últimos, se rigen por unas bases diferentes e independientes de lo que cobren – facturen. Son cantidades y cuotas fijas a elegir por cada profesional.