Diana Pardo

Nuevos impuestos “post-covid"


Aunque la pandemia actual que azota a todos los países y economías todavía no se puede dar por finalizada, ya se están dando ciertos pasos adelante en cuanto a la creación de estrategias y medidas que contribuyan a la recuperación económica de nuestro país.

Mientras dichas medidas no se incluyan en el BOE (Boletín Oficial del Estado) no se podrán dar por sentadas pero ya son varias las que el Gobierno está poniendo sobre la mesa para su posible aprobación.

Es momento de reflexión, de duelo pero también de hacer números para evaluar el daño real que estos meses de confinamiento y bloqueo han hecho a nuestra economía. En este post comentaremos las diferentes propuestas en materia fiscal que se están proponiendo en la actualidad.

Impuesto a las grandes fortunas

Este es uno de los tributos planteados por Podemos que puede ayudar al rescate económico. Se trata de un impuesto para tiempos de crisis que lo que pretende es equilibrar la balanza entre los que tienen mucho y los que no. Lo que deja entrever es que las grandes fortunas no están aportando lo suficiente en materia fiscal para contribuir a las necesidades del gasto público. 

Desde luego este nuevo impuesto está siendo motivo de debate ya que si su misión es gravar el patrimonio de las personas físicas más enriquecidas, para ello ya existe en nuestro sistema otro tributo gestionado por las CCAA (Comunidades Autónomas).  Esta propuesta de impuesto pretende recaudar hasta 13.000 millones de euros, cifra cuestionada por muchos por la escasa credibilidad.

Impuesto sobre la Renta

La propuesta sobre este impuesto recae en subir dos puntos del tipo marginal máximo para rentas desde 130.000€ y cuatro puntos para aquellas a partir de 300.000€. esta propuesta se basa en que la Constitución española dice que el sistema tributario tiene que ser progresivo, es decir, que los que más tienen más deben de contribuir al mantenimiento del gasto público.

En la actualidad el IRPF consta de cinco tramos impositivos en función de los ingresos personales que van desde el 19% hasta el 45%. De llevar a cabo esta propuesta, la progresividad se incrementará por la parte alta, es decir, por la de los que mas ganan.

Muchos alegan la falta de una rebaja en los tipos para los tramos inferiores que corresponden a los contribuyentes que menos ingresan y que por consiguiente lo pasarán peor durante esta época de crisis.

IRPF sobre rentas del ahorro

Otra de las propuestas fiscales es la subida de cuatro puntos sobre el tipo máximo que se aplica a las rentas sobre el ahorro en el IRPF. Pasaría entonces del 23% al 27%.

Esta medida es una de las medidas que mas polémica está ocasionando ya que puede interpretarse como una penalización hacia los perfiles ahorradores. Pensemos que en el momento actual es lógico y razonable hacer uso de los ahorros para sobrevivir al periodo de crisis y también seguir ahorrando en la medida de lo posible.

Impuesto de Sociedades

La medida apuesta por imponer un tipo mínimo del 15% a empresas y del 18% a entidades bancarias y petrolíferas. Parece que tiene sentido establecer un tipo mínimo que sea equitativo para todas las empresas de tal forma que no se produzcan desigualdades, sin embargo, las predicciones apuntan a que los beneficios empresariales caerán considerablemente en el próximo año por lo que la capacidad recaudatoria de esta medida será limitada.

Tasa Google

También los gigantes tecnológicos tienen su protagonismo en esta fase. Esta tasa propone la creación de un impuesto mundial que grave servicios digitales y que permita una única recaudación y redistribución de los beneficios de las empresas multinacionales que operan en Internet. A pesar de la propuesta, la OCDE ha publicado el retraso respecto a la activación de esta medida.

No resulta sencillo conseguir un acuerdo internacional de tal magnitud. Las economías y gobiernos son libres de considerar los tributos necesarios sobre estas empresas que arrojan beneficios descomunales cada año y que además eluden el pago de impuestos en los países en donde se encuentran sus usuarios finales.

No cabe duda que la fiscalidad de esta nueva economía es un tema común a todos los estados y mientras no se produzcan los acuerdos internacionales necesarios, cada país tendrá que tomar sus propias medidas aunque sean temporales. 

Con la herramienta que te ofrecemos en Billage como autónomo o pyme conseguirás organizar fácilmente todas las gestiones de tu negocio como bancos, facturas, gastos, proyectos, etc, así como reducir tu estrés e incrementar tu tranquilidad.

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos