¿Cuál es la diferencia entre trabajador autónomo y profesional autónomo?

02 Junio 15

¿Te has preguntado alguna vez cuál es exactamente tu situación profesional? ¿Eres un profesional independiente? ¿Un trabajador por cuenta propia? ¿Un trabajador autónomo o un profesional autónomo? ¿Hay alguna diferencia? Y, más importante aún, ¿ el hecho de te lo llames a ti mismo marca alguna diferencia con respecto a tus clientes?

Bueno, son un montón de preguntas. Pero, no te preocupes, tenemos todas las respuestas. Vamos a empezar con la pregunta del cliente. Como trabajadores independientes, dedicamos mucho tiempo a averiguar quiénes son nuestros clientes ideales. Creamos perfiles para ellos, de hecho. Nosotros los rechazamos si no cumplen con nuestros requisitos. Cabe pensar que ellos, los clientes, nos juzgarán de la misma manera.

Trabajador autónomo

Ser un trabajador autónomo significa que eres tu propio jefe. Legalmente hablando, cuando trabajas por cuenta propia, tus clientes tienen voz y voto en relación a los resultados finales de tus servicios/productos, pero no en relación a cómo funcionan/son llevados a cabo dichos trabajos.

Otra forma de definirlo sería como ganar dinero directamente de la propia empresa, administrándola y gestionándola, y no a través de un salario determinado o salarios de un empleador.

Los trabajadores autónomos tienden a cotizar por módulos para declarar el IRPF. Además de los cotizantes por actividades empresariales, también quedarían englobados en este grupo los deportistas y gremios de actores.

Profesional autónomo

Un profesional autónomo, en cambio, es una persona que actúa de forma independiente y sin estar afiliado con o autorizado por una organización. Esta persona tiene una profesión sin un compromiso a largo plazo para con cualquier empleador. El profesional autónomo puede trabajar para varias empresas, por lo general. Son autónomos que se dedican a todas las consideradas como profesionales liberales e incluidas en el listado de actividades profesionales del Impuesto de Actividades Económicas (agrupación y epígrafe 86).

Son profesiones liberales, las que ejerce este tipo de autónomo, ya sea como colegiado o no. Si perteneces a un colegio profesional no cotizas a través del régimen de autónomos, sino por la mutualidad del propio colegio. Si tu profesión no está colegiada, o no lo estás tú, cotizas de la forma habitual (IRPF por estimación directa simplificada), aunque cada caso es especial, pues hay servicios que están exentos de IVA, como es el caso de algunos culturales, sociales o deportivos, por ejemplo. En cualquier caso, el profesional autónomo cotiza en el mismo régimen de la Seguridad Social que el trabajador autónomo (sólo cambia la manera de estimar las ganancias).

Te ayuda a gestionar tu negocio

Dentro del profesional autónomo se pueden diferenciar, a su vez, otros dos tipos:

Freelance

Este es el término que está más de moda en estos momentos. Ya sea elegido conscientemente o porque te tropezaste con él, cada vez más y más personas se están convirtiendo en trabajadores independientes de este tipo.

Para bien o para mal, freelance es la etiqueta más conocida actualmente para referirse a los profesionales autónomos. Los freelancers pueden trabajar desde casa o viajando constantemente (véase el caso de los periodistas o fotógrafos), para uno o más de un cliente a la vez, y tienen un horario de trabajo flexible auto-impuesto. Los diseñadores y escritores son otros gremios propensos a llamarse a ellos mismos freelance.

Freelance: profesional independiente, autónomo, que gestiona su horario y trabajos así como sus finanzas.

Trabajador Autónomo Dependiente (TRADE)

Si el profesional autónomo o freelance obtiene, como mínimo, un 75% de sus ingresos de un único cliente, éste pasa a ser considerado como trabajador autónomo dependiente, según indica el Estatuto del Trabajador Autónomo.

En definitiva, y como hemos podido ver, aunque existen diferencias importantes entre un trabajador autónomo y un profesional autónomo, al final ambos tipos se tratan de ganar la vida igual. Por eso, te aconsejamos que, más allá del nombre que te quieran imponer, tengas en cuenta varias cosas importantes dentro de tu ejercicio laboral: comprométete con él, confía en ti mismo (date a conocer como artista, diseñador, desarrollador de software, o lo que seas), Conoce tu mercado objetivo, no te pongas a la defensiva, se constante y tómatelo en serio.

¿Sabías a qué tipo de autónomo pertenecías? ¿Crees que importa en qué grupo estés? ¿Qué opinas sobre el hecho de que haya servicios exentos y otros no dentro del mismo régimen de la Seguridad Social?

Te ayuda a gestionar tu negocio

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos