Declaración de la renta: explicación paso a paso

17 Abril 19

El IRPF es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que grava los rendimientos obtenidos por los residentes en España. Se puede decir que es el impuesto más popular, quien más y quien menos ha oído a su pareja, a su vecino, a su compañero o a su cuñado dar explicaciones sobre cómo pagar lo menos posible.

La declaración de IRPF, más conocida como “Declaración de la Renta” se presenta entre los meses de abril y junio. A estas alturas las televisiones han dejado de hablar sobre este tema, pero hoy vengo decidida a hacer un repaso de las cuestiones más importantes a tener en cuenta. Si aún no has presentado tu declaración de la renta quédate porque vamos a hablar sobre:

  • Qué es la declaración de la renta
  • Quién debe presentar declaración de la renta
  • ¿Quién no está obligado a presentar declaración de la renta?
  • ¿Qué debe incluirse en la declaración de la renta?
  • ¿Qué no debe incluirse en la declaración de la renta?
  • ¿Cómo funciona la declaración de la renta?

¿Qué es la declaración de la renta?

El IRPF es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Junto con el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) es el principal impuesto en nivel de recaudación para la Agencia Tributaria Española.

Se trata de un tributo personal y directo que grava la renta de las personas físicas teniendo en cuenta su naturaleza y atendiendo a las circunstancias personales y familiares del declarante. Desde el punto de vista fiscal, de acuerdo con el Art. 2 Ley IRPF, la renta del contribuyente se compone de la totalidad de los rendimientos, ganancias y pérdidas patrimoniales obtenidas, así como las imputaciones de renta establecidas por ley independientemente del lugar donde se hubiesen producido.

¿Quién debe presentar declaración de la renta?

De acuerdo con el Art.8 de la Ley IRPF son contribuyentes por el impuesto las personas físicas que tengan su residencia habitual en territorio español. Se entiende que el contribuyente tiene su residencia habitual en territorio español cuando se de alguna de las siguientes circunstancias:

  • Que permanezca más de 183 días durante el año natural en territorio español
  • Que radique en España el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos, de forma directa o indirecta

Está obligado a presentar declaración de la renta 2018:

  • Contribuyentes que hayan obtenido rentas superiores a las cuantías que veremos en el siguiente apartado (mínimo para no declarar)
  • Contribuyentes que tengan derecho a aplicar deducción por inversión habitual o deducción por doble imposición internacional
  • Contribuyentes que hayan realizado aportaciones a:
  • patrimonios protegidos de personas con discapacidad
  • planes de pensiones
  • planes de previsión asegurados
  • planes de previsión social empresarial
  • seguros de dependencia
  • Contribuyentes que, no estando obligados a declarar, soliciten devolución por.
  • Retenciones e ingresos a cuenta soportados
  • Deducción de maternidad
  • Deducción por familia numerosa
  • Deducción por personas con discapacidad a cargo

¿Quién no está obligado a presentar declaración de la renta?

No están obligados a presentar declaración de la renta los contribuyentes que hayan obtenido en 2018 exclusivamente rendimientos del trabajo,  rendimientos del capital mobiliario o inmobiliario, rendimientos de actividades económicas o ganancias patrimoniales hasta un importe máximo conjunto de 1000 euros anuales.

Tampoco están obligados a presentar declaración de la renta los contribuyentes que obtengan rentas exclusivamente de las siguientes fuentes:

  • Rendimientos de trabajo cuyo importe no supere 22.000 euros anuales, con carácter general o 12.643 euros anuales en los siguientes casos:
  • Cuando los rendimientos del trabajo procedan de más de un pagador.
  • Cuando se perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas.
  • Cuando el pagador de los rendimientos de trabajo no esté obligado a retener.
  • Cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.
  • Rendimientos de capital mobiliario (dividendos de acciones, intereses de cuentas, de depósitos o de valores de renta fija) y ganancias patrimoniales, siempre que no superen los 1.600 euros y hayan estado sometidos a retención.
  • Rentas inmobiliarias , rendimientos de capital mobiliario derivados de Letras del Tesoro no sujetos a retención y subvenciones públicas, con el límite conjunto de 1.000 euros anual.

¿Qué debe incluirse en la declaración de la renta?

En la declaración de la renta (modelo 100) deben incluirse:

  • Los rendimientos del trabajo

  • Los rendimientos de capital
  • Los rendimientos de actividades económicas
  • Las ganancias y pérdidas patrimoniales
  • Las imputaciones de renta establecidas por Ley

¿Qué no debe incluirse en la declaración de la renta?

No deben incluirse en la declaración de la renta las siguientes partidas:

  • Las prestaciones públicas extraordinarias (incluidas las pensiones de viudedad u orfandad) por actos de terrorismo y las pensiones derivadas de medallas y condecoraciones por actos de terrorismo.
  • Las ayudas de cualquier clase percibidas por los afectados por el VIH
  • Las pensiones reconocidas en favor de aquellas personas que sufrieron lesiones o mutilaciones, con ocasión de la Guerra Civil Española
  • Las indemnizaciones por responsabilidad civil por daños personales, en la cuantía legal o judicialmente reconocida
  • Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador (atendiendo a los límites legales)
  • Las prestaciones reconocidas al contribuyente por la Seguridad Social o por las entidades que la sustituyan, como consecuencia de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez
  • Las pensiones por inutilidad o incapacidad permanente del régimen de clases pasivas, siempre que la lesión o enfermedad que hubiere sido causa de las mismas inhabilitare por completo al perceptor de la pensión para toda profesión u oficio.
  • Las prestaciones por maternidad o paternidad y las familiares no contributivas
  • Las prestaciones económicas percibidas de instituciones públicas con motivo del acogimiento de personas con discapacidad, mayores de 65 años o menores
  • Becas públicas y becas concedidas por determinadas entidades sin fines lucrativos y fundaciones bancarias
  • Las cantidades percibidas por los hijos de sus padres en concepto de anualidades por alimentos en virtud de decisión judicial
  • Los premios literarios, artísticos o científicos relevantes declarados exentos por la Administración tributaria.

¿Cómo funciona la declaración de la renta?

Los rendimientos de trabajo, los rendimientos  del ahorro y los rendimientos derivados de inmuebles, son las partidas más habituales a incluir en la declaración de la renta. Los rendimientos de trabajo son conocidos por Hacienda porque el empleador está obligado a informar del salario bruto, de las cotizaciones a la Seguridad Social, de las retenciones de IRPF y de la remuneración en especie a través del modelo 190.

Por su parte, los bancos están obligados a proporcionar información a la Agencia Tributaria sobre los rendimientos obtenidos por los contribuyentes, las operaciones realizadas, las ganancias o pérdidas obtenidas y las retenciones practicadas.

En caso de que tengas una actividad por cuenta propia, tú mismo y tus clientes seréis los encargados de proporcionarle información periódicamente a Hacienda. Si tienes una actividad empresarial, cada trimestre presentarás modelo 130 informando de tus ingresos y gastos; en caso de que tu actividad sea profesional, tus clientes deberán ingresar a tu nombre las retenciones a cuenta de IRPF  practicadas en factura mediante la presentación del modelo 111.

Si vendes una propiedad, la escritura de compra-venta debe pasar obligatoriamente por Notaría y Registro. Desde allí se informa a Hacienda de qué bien se ha transmitido y con qué fecha, aunque no se indica el precio de venta ni el de compra necesarios para calcular la variación patrimonial a declarar.

En caso de que tengas un inmueble arrendado, el propio inquilino se ocupará de informar a Hacienda. Si se trata de un local de negocio, las facturas emitidas deberán incluir una retención que el inquilino ingresará en Hacienda mediante la presentación del modelo 115. Si se trata de vivienda arrendada, el inquilino indicará la referencia catastral de su vivienda y el NIF del arrendador al confeccionar su propia declaración de la renta.

De este modo, la Agencia Tributaria recopila la información sobre las rentas que hemos obtenido en el ejercicio y es capaz de facilitarnos los datos fiscales individualizados. Toda la información está en una base de datos y un sistema informático se ocupa de contrastarla con la declaración presentada por cada contribuyente. En caso de que no coincida, saldrá un aviso para investigar el motivo de las diferencias.

Después de leer este artículo ya conoces muchos más detalles sobre la declaración de la renta y su funcionamiento. Por fin están resueltas las dudas sobre quién debe presentar declaración y qué debe declararse, así que estás en condiciones de repasar tus datos fiscales y confeccionar tu declaración en unos cuantos clics.

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos