Diana Pardo

Deducciones de la renta: todos los consejos que necesitas


El día 30 de Junio finaliza el plazo para la presentación de la Declaración de la Renta 2019 en nuestro país y como contribuyentes, todos debemos de buscar la fórmula que nos ayude a soportar una menor carga fiscal. Para ello, debemos poner el foco en todo aquello que nos permita ahorrar, como por ejemplo las deducciones fiscales.

¿Qué es e implica una deducción fiscal?

El hecho de que un contribuyente tenga derecho a una deducción fiscal implica que se producirá una reducción parcial o total del impuesto tributario correspondiente, en este caso al hablar de declaración de la renta, nos referimos al IRPF.

Para conocer a qué tipo de deducciones fiscales tenemos derecho debemos acudir a La Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Esta hace referencia a las deducciones fiscales estatales ya que las comunitarias las regula cada autonomía.

Deducciones fiscales en Profesionales Autónomos

Existen una serie de deducciones que se aplican a todo el conjunto de contribuyentes independientemente de si son empleados por cuenta propia o ajena, sin embargo, si focalizamos las deducciones en profesionales independientes la normativa del IRPF es clara: para que un gasto sea deducible debe de estar vinculado a su actividad económica. Por otra parte deben de poder demostrarse con las facturas y documentación correspondiente y además el autónomo tendrá la obligación de registrarlos en su contabilidad (libros de gastos e inversiones).

Es entonces muy importante solicitar factura en todos los establecimientos en los que se incurra en un gasto relacionado con la actividad ya que sin dicho documento, quedará excluido de la declaración de la renta sin poder deducirse.

¿Qué tipo de gastos son desgravables para un autónomo?

Los gastos deducibles para un autónomo son aquellos que están incluidos en el modelo 130 del pago fraccionado del IRPF. Los mas comunes son la cuota de autónomos, sueldos y salarios de los trabajadores, amortizaciones de bienes de inversión, gastos financieros, IVA soportado, alquileres o suministros, algunos impuestos municipales, etc.

Sueldos y Salarios de trabajadores a cargo

Se trata de cantidades que percibe el trabajador por la prestación de sus servicios en concepto de nómina. Serán desgravables para el autónomo como empleador. Están incluidos en el Plan general Contable como “remuneraciones fijas y eventuales al personal de la empresa”. También serán deducibles los considerados como “otros gastos de personal” relativos a indemnizaciones, liquidaciones por despidos, etc.

Arrendamientos y cánones

En esta partida se incluyen todos los alquileres a los que el autónomo tiene que hacer frente siempre y cuando estén relacionados con su actividad.

Reparaciones y conservación

Se trata de reparaciones, gastos de mantenimiento o puestas a punto de maquinaria, elementos de transporte o cualquier inmobilizado ligado a la actividad económica.

Seguridad Social a cargo de la empresa

Esta partida hace referencia a la cuota patronal que soporta la empresa por la contratación de cada uno de los trabajadores a la seguridad social. Incluye la cita del propio autónomo.

Impuestos fiscalmente deducibles

Se trata de todos los impuestos que no tengan carácter estatal (tasas, recargos, contribuciones especiales, etc), siempre y cuando no tengan carácter sancionador como por ejemplo el Impuesto sobre Bienes Inmuebles de un inmovilizado ligado a la actividad.

Gastos financieros

Todos aquellos gastos contraídos por la empresa (endeudamiento bancario, intereses de deuda, etc) que sean considerados deducibles. Estos gastos estarán exentos del IVA.

Servicios de profesionales independientes

Todos aquellos servicios prestados por profesionales independientes que en los que se haya incurrido como consecuencia de la actividad. Sería el caso por ejemplo de gastos notariales, asesoría,  abogados, etc.

También sería deducible aquellos gastos externos asociados al negocio en los que se incurra como por ejemplo primas de seguro, gastos publicitarios, servicios bancarios, etc.

Amortizaciones

Hace referencia a las depreciaciones que sufre el inmovilizado afectado a la actividad como consecuencia del paso del tiempo y del uso.

Existen otros gastos deducibles fiscalmente para los autónomos como incentivos del mecenazgo, gastos en actividades de interés general, pérdidas por deterioro en el valor de los elementos patrimoniales, etc.

Es importante que sepamos diferenciar las deducciones fiscales de las reducciones en la Renta 2019 de los autónomos. En el caso de las reducciones minoran la carga fiscal pero se aplican, una vez computados los ingresos íntegros y los gastos deducibles, para la determinación del rendimiento neto (ingresos-gastos) de las actividades económicas en estimación directa. Un ejemplo sería la reducción por el inicio de la actividad económica.

Para conseguir una mayor deducción fiscal en tu activdad como autónomo es importante poner tu Renta en manos de un profesional que te consiga ahorro fiscal. 

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos