Rendimientos del capital inmobiliario

04 Febrero 20

¿Tienes un inmueble que alquilas? ¿Eres el propietario de un arrendamiento? Si la respuesta es sí, debes estar muy atento a cómo gestionar los rendimientos del capital inmobiliario e incluirlos en tu contabilidad y asuntos financieros de forma correcta.

Rendimientos del capital inmobiliario ¿qué son?

Los ingresos de un propietario derivados del arrendamiento (alquiler) de un inmueble o la cesión de dichos bienes inmuebles a un tercero ya sean estos considerados como rústicos o urbanos se consideran rendimientos del capital inmobiliario, según la definición de la Agencia Tributaria.

Eso sí y muy importante, para que sean rendimientos del capital inmobiliario no es posible que en la vivienda o inmueble se realice ninguna actividad económica (por ejemplo un local en alquiler en el que se instale una tienda o un restaurante, no estaría dentro de esta consideración).

Igualmente para que pueda tratarse estos ingresos como rendimiento de capital inmobiliario el inmueble tiene que estar a nombre del “contribuyente” como especifica la Agencia Tributaria o lo que viene a significar que el arrendatario sea el propietario del propio inmueble.

Los gastos deducibles de los rendimientos del Capital Inmobiliario

Un punto muy importante a la hora de gestionar estos rendimientos del capital inmobiliario es saber qué gastos y cuáles no puedes deducirte en tu declaración de la Renta o del Iva de la empresa. En este aspecto hay que tener especial cuidado por no declarar los que no corresponden o por el contrario, algo que también ocurre aunque pensemos que no, dejar de incluir algunos gastos que sí podemos deducir.

Como gastos deducibles del rendimiento del capital inmobiliario tenemos:

  • Intereses de capitales ajenos invertidos en la adquisición / mejora de los bienes.
  • Aquellos gastos que sean derivados de la reparación y/o conservación del propio inmueble.
  • Las tasas como el Ibi, la basura, el alumbrado… Es decir, los tributos y recargos no estatales (si no son de carácter sancionador).
  • Todos aquellos gastos relacionados con trámites del arrendamiento (alquiler, notaría, etc).
  • Los saldos de dudoso cobro (hay que justificarlos al detalle).
  • Los suministros y gastos de servicios (luz, teléfono, agua, etc).

¿Qué reducciones se aplican al rendimiento de capital inmobiliario?

Igualmente hay que estar bien atentos a aquellas reducciones que pueden ser susceptibles de aplicar al rendimiento de capital inmobiliario y de las cuales nos podemos beneficiar.

Reducción de rendimientos irregulares

Cuando la Agencia Tributaria considere que estos rendimientos del capital inmobiliario son generados en periodos de más de 2 años o que se hayan “conseguido” de forma irregular, solo hay posibilidad de reducción del 30%.

Arrendamientos de viviendas

Según las palabras exactas de la Agencia Tributaria “en los supuestos de arrendamientos de bienes inmuebles destinados a vivienda, el rendimiento neto calculado con arreglo a lo dispuesto en los apartados anteriores se deducirá en un 60%”.

¿Qué amortización se aplica?

En el caso del rendimiento de capital inmobiliario se aplica un 3% de amortización sobre el valor más elevado en el coste de adquisición de la vivienda o el valor catastral.

¿Cómo calculamos la tributación por el rendimiento del capital inmobiliario?

Si lo que quieres es poder extraer el importe exacto de la tributación por el rendimiento de capital inmobiliario entonces esta sencilla cuenta (sencilla si tienes todos los valores que intervienen) será tu mejor aliado:

Rendimiento íntegro – gastos deducibles – amortización – reducciones = rendimiento de capital inmobiliario NETO.

Ahora ya conoces las claves y puntos más importantes que debes tener en cuenta a la hora de trabajar con los rendimientos de capital inmobiliario. Si tienes algún bien inmueble que rentas, debes tener todos estos supuestos bien especificados en tu contabilidad para que no te falle nada. Como siempre, si quieres estar al día con cada euro de tu contabilidad, suma a tu empresa un gestor online como billage… ¡Clave! Prúebalo y verás la diferencia.

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos