Ratio de endeudamiento: ¿Qué es y cómo interpretarlo?

08 Enero 20

Uno de los principales problemas de la mayoría de la empresas cuando estalló la última crisis económica fue el elevado volumen de deuda que tenían contraída con fuentes de financiación externas. El ratio de endeudamiento es un coeficiente que ayuda a las empresas a visualizar cuál es su nivel de dependencia financiera con respecto a sus recursos propios. Dicho de otra manera, el ratio de endeudamiento mide el apalancamiento financiero teniendo en cuenta el porcentaje de deuda total (a corto y largo plazo) que afronta una empresa comparándolo con el uso de sus recursos propios.

Ser conscientes del valor de este ratio y saber interpretar sus resultados se convierte en una poderosa herramienta para cualquier negocio ya que da respuestas a cuestiones ordinarias como saber si la empresa está haciendo un uso óptimo de su capital propio, si se está endeudando con fuentes externas por encima de lo recomendado o si abusa de forma general de la financiación externa.

¿Cómo se calcula el ratio de endeudamiento?

Para conocer el valor de este coeficiente se debe aplicar una fórmula simple:

Fondos Ajenos / Fondos Propios o lo que es lo mismo Pasivo (deudas)/ Patrimonio Neto

Dentro de esta formulación y con el fin de ser más específicos en el resultado se recomienda por una parte diferenciar las deudas a las que tiene que hacer frente la empresa en el corto plazo de las del largo plazo. El motivo es muy sencillo, lo interesante para cualquier organización es que la mayoría de sus deudas (obligaciones) se sitúen en el largo plazo.

Teniendo esto en cuenta aplicaríamos las siguientes fórmula:

Para el corto plazo: Deudas a corto plazo/ patrimonio neto

Para el largo plazo: Deudas a largo plazo/patrimonio neto

Lo ideal es que el resultado del ratio a corto plazo no sea muy elevado. Por otra parte hay que diferenciar dentro de las deudas sus orígenes. Por ejemplo, no será lo mismo tener una deuda a corto plazo por gestiones comerciales de actividad que por una obligación contraída con una institución pública. En el primer caso puede interpretarse como algo positivo ya que puede significar que la empresa está negociando bien sus plazos de pago y en la segunda un reflejo de tensión de tesorería.

¿Cómo interpretar su resultado?

Una vez conocida la formulación y el resultado el siguiente paso es su interpretación.

Si el ratio de endeudamiento es igual a cero quiere decir que la empresa no está utilizando bien sus recursos propios y por tanto está perdiendo rentabilidad ya que está consumiendo todo su patrimonio evitando recurrir a financiación ajena. Esto quiere decir que por un euro de recursos propios que aporta la empresa la deuda externa es nula, no existe.

Si el ratio de endeudamiento es igual a uno ocurrirá lo contrario. La empresa está abusando de la financiación externa pudiendo comprometer la supervivencia de la misma ante una insolvencia imprevista. Esto quiere decir que por un euro aportado en recursos propios, la empresa se endeuda un euro con recursos ajenos.

Por normal general siempre existe un término medio que es un reflejo de la situación ideal. Según los especialistas el valor óptimo de este coeficiente se sitúa en el rango de entre 0,4 y 0,6 pudiendo significar cualquier valor superior a este límite una señal de alerta y cualquier valor inferior un mal uso de recursos propios.

¿Todas las deudas son perjudiciales para la empresa?

Llegados a este punto, algunos pueden pensar que la adquisición de deudas por parte de la empresa supone siempre un factor negativo para la misma, pero nada más lejos de la realidad.

Para que cualquier modelo de negocio crezca es necesario realizar inversiones, apostar por proyectos, comprar material o nuevas tecnologías que contribuyan al logro del objetivo y para esto hace falta financiación.

Es cierto que el nivel de riesgo es directamente proporcional al nivel de endeudamiento pero si la rentabilidad que reciben los inversores por haber afrontado un determinado proyecto es superior al coste de su deuda (tipo de interés), haberse endeudado estará produciendo un buen resultados.

Tomar decisiones sobre cómo la empresa va a financiarse sabiendo qué parte será con recursos propios y que parte con ajenos es una tarea minuciosa. Se recomienda calcular el ratio de endeudamiento en diferentes momentos de tiempo para poder comparar y verificar que todo va por buen camino o por el contrario es necesario realizar ajustes en la política de financiación.

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos