¿Conoces las soluciones de billage incluidas en el programa Kit Digital?¿Quieres conseguir tu ayuda Kit Digital?Saber más
María Alcaraz
María Alcaraz

Utilidad de las newsletter en la comunicación externa (II)


En el pasado artículo hicimos un breve repaso a las distintas ventajas que conlleva la implementación de una newsletter para la comunicación interna de cualquier empresa. Pero, ¿qué hay de las newsletter que todos conocemos, las newsletter externas? Bueno, ante todo es evidente que tanto una como otra comparten muchas ventajas, aunque el hecho de que la newsletter externa esté pensada y diseñada para un público totalmente diferente le añade algunos pluses. Y el por qué de esto es bien sencillo: el público al que nos dirigimos en la comunicación interna lo tenemos bastante garantizado, pero el target de la comunicación externa es un público al que necesitamos seducir y convencer, y para ello precisamos de más herramientas.  En el caso de la newsletter interna, los contenidos suelen ser básicamente informativos, todo lo contrario que en la newsletter externa, donde se busca más la persuasión, la fidelidad y la venta. Pero, del mismo modo que sucede con las obsoletas revistas corporativas que aún circulan por estos mundos, aún hay quien trabaja con newsletter pero sin sacarle todo el provecho posible cuando son (o deberían ser) una herramienta fundamental para el marketing. Sin los pluses de los que hablábamos en un principio, nuestro trabajo no obtendrá un fruto realmente satisfactorio.    Uno de estos pluses gira al entorno de la interactividad y la fidelización. Normalmente, solemos recibir newsletter de una empresa o negocio cuando ya nos hemos convertido en clientes, aunque sea de una forma muy puntual, y eso no significa forzosamente que tengamos ningún interés en recibir información sobre esa empresa. Pongamos un ejemplo: si a mí me envían mensualmente ofertas sin ningún tipo de personalización, sabiendo como sé que igual que me las mandan a mí se las mandarán a otros (sí, ¡hasta en esto surgen celos!), es bastante seguro que acabaré perdiendo el interés por dicha publicidad. Pero es lógico: ¿cómo iba yo a poner interés en algo en lo que quien me lo envía demuestra tener muy poco interés? Como creativos, esforcémonos un poco, démosle una vuelta de tuerca. No nos limitemos a mandar un listado mensual de ofertas varias, hagamos interactuar al público. Preguntémosle acerca de sus gustos. Recopilemos bien la información. Mandemos luego una newsletter personalizada con ofertas que puedan ser del agrado de quien vaya a recibirla. Controlemos después, con las herramientas de las que disponemos hoy día, el grado de actividad del público con la newsletter (si la han abierto, si han hecho clic en alguna oferta, etc.), y si vemos que no responde algún individuo, mandémosle otra newsletter diciéndole, de un modo afable y desenfadado, que estamos echando en falta su participación. Es sólo un ejemplo, pero con ello conseguiremos mayor interactividad y mayor fidelidad de nuestro público. ¿Quién se quiere perder el informativo mensual de aquello que tanto nos gusta y en lo que alguien se está tomando un tiempo tan importante para satisfacerme a mí?    La inmediatez y los contenidos multimedia, como la gratuidad, son factores que valían para la newsletter interna y también ahora para la externa. El poder controlar cuando vamos a hacer llegar una información (y sobretodo: cuándo van a acceder a ella) nos da un poder extra en el ejercicio de nuestra labor comercial que es necesario tener en cuenta. Los contenidos multimedia aportan obviamente una mayor riqueza a la newsletter, aunque en este caso es más importante una sabia elección de contenidos (por lo que decíamos en el ejemplo anterior). Siempre será mejor una newsletter visual, sencilla y breve pero con contenidos muy personalizados y con amplia capacidad para la interacción que una newsletter que opte a los premios anuales de diseño pero que sea igual para miles de personas. La gratuidad, sobra decirlo, es un factor fundamental ya que, por todo lo que nos puede reportar, el beneficio neto en la realización de campañas de newsletter externas es tan cuantioso que convierte, probablemente, esta herramienta en una de las más potentes que tenemos hoy día en el mundo online. Si la sabemos usar, claro está.

«[Internet] es mucho más que una tecnología. Es un medio de comunicación, de interacción y de organización social.» Manel Castells

 

This post is also available in: Spanish

0 ComentariosEsta publicación no tiene comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos