« Volver al glosario

Outsourcing


El término outsourcing (subcontratación o externalización) describe la contratación de una parte del trabajo necesario para el funcionamiento de una empresa a otra empresa “tercera” (motivo por el cual el outsourcing se denomina también a veces “tercerización”). La gran mayoría de procesos llevados a cabo en una empresa pueden externalizarse, desde la gestión de la contabilidad y los recursos humanos hasta la prestación de servicios informáticos, los servicios de preparación de materias primas, de embalaje, de distribución, etc. El outsourcing puede aportar grandes ventajas a la empresa contratante, ya que le permite centrarse en su actividad principal y destinarle el capital y los recursos que debería destinar a otras actividades secundarias si no las hubiera externalizado.