Luis Miguel Larriba

El Contrato de prestación de Servicios


Un contrato de prestación de servicios puede ayudarnos a evitar muchos problemas, ¡Conoce más sobre qué es y qué incluye! Continuamente estamos hablando de la facturación, los impuestos y como llevar de la mejor manera posible las cuentas de nuestro negocio, en cambio, muchas veces no prestamos atención a otros aspectos de gran relevancia como es el contrato de prestación de servicios.  

¿Qué es el contrato de prestación de servicios?

El contrato de prestación de servicios es aquel documento en el que dos partes acuerdan, de manera libre e independiente, entablar una relación comercial o profesional, recogiendo en el mismo las características principales de los negocios que van a realizar entre ellos.  

¿Que elementos debe contener el contrato de prestación de servicios?

El contrato de prestación de servicios no es necesario que sea muy largo o muy detallado, es más, en ocasiones es mejor algo sencillo y claro. Pese a ello, hay algunos elementos que será necesario incorporar al mismo:

Fecha de la firma y fecha de inicio de la relación

Aunque sea algo evidente, no sería el primer contrato en el que se nos olvida poner la fecha... Además es importante diferenciar entre fecha de la firma del contrato, que normalmente aparece en el encabezamiento, junto al lugar de la firma, y la fecha de inicio de la relación profesional, que aparecerá en el clausulado.

Partes intervinientes

Es necesario indicar quienes son los que intervienen en el contrato, y en nombre y representación de quien lo hacen. Si eres autónomo, lo harás en tu propio nombre y derecho, en cambio si tienes una sociedad deberás indicar que firmas el contrato en nombre de la sociedad, en tu calidad de administrador, apoderado, consejero o el cargo que ostentes de representación en la misma.

Objeto del contrato

Es necesario indicar en qué consiste la relación que se va a establecer entre las partes, ya sea la venta de un producto como accesorios de informática, o la prestación de un servicio como puede ser el caso de un abogado o un carpintero, por ejemplo.

Duración

Aunque en muchas ocasiones cuando se inician relaciones de este tipo no sabemos a ciencia cierta lo que durarán, es recomendable siempre establecer una duración, aunque sea prorrogable de forma automática, a fin de tener una vía de salida del contrato para el caso de que por el motivo que sea no nos interese seguir con el mismo, o incluso nos interese renegociarlo. Billage te ayuda a llevar la contabilidad al día

Precio, forma y plazo de pago

Quizá sea siempre considerada la parte más importante de un contrato y es difícil que se nos olvide indicarlo, pero la realidad es que después es la parte que más se incumple ya que se realizan negociaciones posteriores Es necesario indicar la contraprestación que recibirá la parte que presta el servicio o vende los bienes, recogiendo no sólo cuanto deberán abonarte por tus servicios, sino quien se hará cargo de impuestos y determinados gastos relacionados (licencias, materiales, etc.). De igual manera, es relevante incluir cual será la forma de pago (efectivo, transferencia, talón, etc.) y lo más importante, el plazo de pago.

Sumisión jurisdiccional

Esta clausula, en ocasiones prescindible, recoge ante que tribunal u organismos deberéis resolver las controversias o incumplimientos que puedan producirse en el desarrollo de la relación profesional. Normalmente se escogen los juzgados y tribunales de una de las partes, especialmente si es una gran ciudad lo que facilita la posibilidad de elección de abogado en el caso de necesitarlo, aunque es recomendable y cada vez más frecuente incorporar también una clausula por la que sea necesario pasar previamente a la vía judicial por otros métodos de resolución de conflictos, como la mediación.

Comunicaciones entre las partes

Aunque ambas partes os conocéis y es evidente que estáis en contacto, dicho contacto puede no ser valido en caso de conflicto y no poder demostrarse lo comunicado por algunos medios en el caso de necesitarlo. Por ello, deberá recogerse cual es el medio de comunicación válido y aceptado por las partes para cualquier notificación respecto al contrato. Lo típico es indicar una dirección postal y exigir notificación fehaciente, como burofax, pero también puede ser válido y práctico indicar un correo electrónico.   Bueno, ahora ya conoces lo esencial sobre los contratos de prestación de servicios, sólo te queda ponerlo en práctica y empezar a elaborarlos para las relaciones comerciales que realices. A este respecto te recomiendo elaborar, mejor si es con la ayuda de un abogado, un contrato base o modelo que luego solo necesites adaptar a cada caso concreto con cada cliente puntual.   Billage te ayuda a llevar la contabilidad al día  

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos