« Volver al glosario

Empresa


Según su definición más pura, una empresa es una asociación de personas que tienen como objetivo obtener beneficios de una actividad conjunta.

Plan de Negocio: Punto de arranque

Es imposible que puedas decidir qué tipología de empresa jurídica vas a constituir si no tienes creado, diseñado y bien definido, tu plan de empresa. El plan de empresa es el documento (da igual el formato, eso lo eliges tú con el que te sientas más cómodo) en el que plasmarás absolutamente todo lo que necesitas en tu negocio y cómo se va a desarrollar en los próximos años.

Así, con el plan de empresa bien definido y sobre la mesa, podrás decidir qué forma jurídica es la más adecuada para ti. Si aún no lo tienes, ponte manos a la obra y escenifica claramente y con todo lujo de detalles, como será tu negocio.

Un dato importante a tener en cuenta en tu plan de negocio: no te engañes, es un documento para ti, para funcionar sobre seguro (otra cosa es si tienes que presentarlo para alguna subvención) pero el que es realmente para que tú trabajes, tiene que ser súper fiel a la realidad y a como ves tu negocio, qué posibilidades tienes, la economía del negocio, etc. Si mientes en tu plan de negocio, estás engañándote a ti mismo y eso, no tiene ningún sentido y es la primera llave para el fracaso de tu negocio.

Incubadora de empresas

En el punto de arranque inicial, quizás puedas – quieras no hacerlo solo. Actualmente, después de boom del emprendimiento, hay muchos expertos que pueden ayudarte en formato “mentor”. También hay espacios creados precisamente para ayudar a estos jóvenes emprendedores (y no tan jóvenes, emprender no tiene edad) en el proceso. Son las ya conocidas como incubadoras. Son espacios en los que puedes crear tu proyecto y contarás con la ayuda de profesionales que te guiarán durante el proceso.

En ellas, puedes mostrar tu plan de negocio para que lo evalúen y también así conocer si estás dando el paso acertado a la hora de elegir la forma jurídica de tu negocio. También en las incubadoras puedes encontrar planes de aceleración, optar a “concursos” y conocer a gente interesante con la que crear sinergias. Las incubadoras son uno de los nichos más prolíferos para startups.

Tipos de empresas

Tienes tu proyecto decidido; estás creando tu Plan de Negocio y necesitas saber y decidir qué forma jurídica será la adecuada para ti y tu situación. Es el momento de crear el tipo de empresa (a efectos jurídicos y fiscales) para ti. Tipos de empresa hay varios, al menos en España (cada país tiene sus particularidades y opciones). Desde autónomo a sociedad anónima, entidad, etc… Veamos cuáles existen y así podrás decidir cuál es la más apropiada para ti y tu momento.

  • Autónomo:

  • Es el paso inicial, el arranque y por el que puedes empezar. De todas formas, aunque luego te conviertas en empresa como tal (sociedad x), tendrás que seguir siendo autónomo seguramente.

Es la forma que menos riesgo tienes y asumes. Pagas tu cuota mensual (mira bien las subvenciones y la cuota reducida si cumples con los requisitos) y si quieres interrumpir tu actividad o dejar de ser autónomo, con darse de baja, es suficiente.

  • Sociedad Limitada:

  • Es la más frecuente cuando se elige ser una empresa como tal en forma jurídica, cuando se tienen varios socios u otras particularidades. Se necesita un capital social de 3.000 € y lo más beneficioso que te puede dar es que además de tributar como sociedad (puedes incluir más gastos), la actividad y todo lo que pase en tu empresa, no estará ligada a tu vida personal (eso incluye tu dinero y tus bienes como persona). Las deudas de la empresa serán de la empresa y no trascenderán a ti como persona (en este caso, hay excepciones, pero a rasgos generales, beneficia en este sentido).

Además, si tienes socios, tendrás que instaurar desde el primer momento, una Sociedad Limitada al menos.

Dentro de la Sociedad Limitada está la Sociedad Limitada Nueva Empresa que es una forma social que recoge los fundamentos de la sociedad limitada estándar, pero con ciertas peculiaridades como la limitación del capital social, pero que trae consigo ventajas e incentivos fiscales que hacen que su elección pueda ser de interés si cumplimos con los requisitos que exige. 

Después también podrás constituir Sociedad Anónima, entidades sin ánimo de lucro, etc. Si quieres conocer más, te invitamos a conocer nuestra guía de empresas disponible a través del blog de billage.

Recordar sólo antes de terminar que también puedes tener una empresa asociada dentro de tu propia empresa, pertenecer a una empresa del grupo o configurar en su caso, una empresa multigrupo.