« Volver al glosario

Activo fijo


El activo fijo de una empresa -también denominado activo inmovilizado- engloba los activos que la empresa adquiere con la intención de conservarlos a largo plazo o de forma permanente.

Categorías incluidas en el activo fijo

Bajo la denominación de activo fijo se incluyen las categorías siguientes:

  • Las inversiones financieras de la empresa a largo plazo: bonos, depósitos…
  • Los elementos patrimoniales intangibles
  • Los elementos patrimoniales tangibles: terrenos, edificios de oficinas, maquinaria, flota empresarial de vehículos…
  • Los gastos amortizables en varios años, como la adquisición de ciertos bienes materiales.

El activo fijo también puede convertirse en efectivo, pero se trata de una operación lenta y compleja, a diferencia de lo que ocurre con el activo circulante.