« Volver al glosario

Activo circulante


El activo circulante de una empresa -también denominado activo corriente- es la parte del activo de una empresa que presenta una de las siguientes características:

  • Está disponible en efectivo de inmediato: el dinero líquido en la caja de la empresa, las cuentas corrientes…
  • Puede ser convertido en efectivo con facilidad: en esta categoría se incluyen las inversiones a corto plazo, acciones propias, existencias, deudas pendientes de cobro…

En términos generales, se consideran activo circulante los activos que la empresa espera poder convertir en efectivo a lo largo de un ciclo de explotación (período transcurrido entre la compra de los activos que se incorporarán al proceso productivo y el momento en que se obtiene efectivo por los productos realizados). La duración máxima del ciclo de explotación suele ser de un año.