Negocios del futuro: tendencias

30 Abril 19

Tener esa gran idea de negocio que en el futuro será clave y un éxito, es el objetivo de la mayoría de emprendedores y mentes inquietas. Como si se tratase de adivinar el número de la lotería ganador, todos queremos tener esa gran idea de negocio. Queremos ser brillantes y además, conseguir empresas y proyectos muy rentables económicamente.

La realidad es que el mundo y el entorno está en continuo cambio. Lo que hace unos años pensábamos que sería un gran boom, quizás ahora ya no lo es o por el contrario, vemos como ideas que no deberían haber tenido mayor recorrido, son un auténtico éxito. ¿Qué está ocurriendo? Que todo va muy rápido. Que las nuevas generaciones crecen a un ritmo que ni sabíamos que podía ser posible. Los negocios proliferan gracias a la mentalidad emprendedora y otros factores. Las necesidades cambian y de ahí, la necesidad imperante de dar una vuelta más a esas ideas exitosas de negocio.

A día de hoy, si queremos tener una gran idea de negocio, de esas que será un boom al menos para nuestro entorno (no toda gran idea de negocio tiene que serlo a nivel internacional) y de la que podamos vivir cómodamente, debemos fijarnos en las tendencias actuales.

Los sectores clave para negocios futuros

Internet y el entorno digital son ya más que el presente. Son nuestro día a día. Son nuestras extensiones de manos, cerebro y a veces, corazón con las redes sociales. Si queremos innovar, si queremos tener una idea de negocio exitosa, hay que mirar en los nichos de mercado y en los soportes más utilizados actualmente. Internet y el entorno digital es quizás el más representativo.

Puedes tener grandes ideas que sean offline pero piensa que si le aportas una connotación digital, llegarás más lejos y ahí estará tu punto de innovación seguramente.

Por supuesto, todos consumimos productos físicos más allá de lo digital. Existen muchas áreas de crecimiento y de innovación. Escúchalas y sobre todo, indaga si quieres o tienes una idea que vaya por estos derroteros.

Pero si queremos centrarnos en tendencias, miremos:

  • Entorno digital – Internet:

Saas, softwares, soluciones cloud… ¿Qué puede estar necesitando la gente a día de hoy y en los años venideros? Ojo porque es un sector que cambia muy rápido y si tienes una idea, ponte a ello porque literalmente puede que mientras la desarrollas, se quede obsoleta.

  • Smartphone:

Todos tenemos mínimo, uno. Y además, suele ser el más potente, el de última generación, el que tiene las claves para hacernos la vida más fácil aunque también nos enganche más y más a él. ¿Puedes crear algo que lo mejore, que vaya incluido en un teléfono móvil?

  • Fusión de lo off con lo digital:

Justo ahora estaba viendo como Moleskine (la famosa marca de cuadernos inspirados en los que usaba Hemingway para sus escritos y Picasso para sus dibujos) ha creado una aplicación en formato bolígrafo que según vayas dibujando en su cuaderno de papel (el normal de siempre), directamente lo creado aparecerá en el programa Ilustrator, en tu ordenador. ¿Por qué ha surgido esta aplicación? Como solución innovadora para los profesionales de Visual Thinking. Una profesión reciente y que permite la innovación y la fusión de lo off y lo digital. Ahí hay nicho de mercado también para crear nuevas ideas. Lo que una lo offline, lo analógico, lo que ahora parece que queremos recuperar porque necesitamos el contacto con las manos, con lo digital que es el presente y el futuro.

  • Automatización – protocolos de trabajo:

Queremos ser más productivos pero también, trabajar menos horas. Parece que ya pasó la época de nuestros padres de “calentar la silla durante horas”. Lo que queremos es automatizar los procesos de trabajo, ser más rápidos, más eficientes y con mejores resultados. Por supuesto, si a algo nos ayudan las máquinas es a cometer menos errores. Ahí está una de las tendencias más potentes para los próximos años. Empresas que están apostando por estas tecnologías de automatización del trabajo como servicios de logística por voz o rfid son ya soluciones imprescindibles para grandes empresas de logística. Conseguir que una máquina lea miles de códigos de barras de un palet de mercancía en sólo 3 segundos, sin errores y directamente transferidos a un archivo digital, aumenta la capacidad de trabajo y automatiza procesos.

  • Experiencia de usuario – entorno 3.0:

Si todos nosotros estamos en internet, si la mayoría de nuestras acciones pasan por el entorno digital, se exige ya una experiencia de usuario de altura y calidad. Queremos estar atendidos con la misma inmediatez con la que podemos consultar contenidos. Queremos poder tener acceso a todo durante 24 horas… La atención al cliente y que el usuario tenga una experiencia de calidad está siendo uno de los mayores retos de la tecnología. Ahí está otra de las grandes tendencias que deberíamos atender si queremos tener ideas innovadoras.

  • Diversas tecnologías:

La que se te pueda ocurrir que cubra nichos de mercado actuales. Desde los videojuegos que cada vez son más reales y cercanos con el usuario para aportar una experiencia de usuario mucho más realista, pasando por soluciones que aporten seguridad a todo nuestro contenido y material cloud.

Todo es cloud, todo es social, todo está conectado y queremos que funcione. ¿Puedes crear soluciones que concentren todo esto? ¿Trabajar con geolocalización, economía colaborativa a través de Internet, social ecommerce (ayudarte de tu red para vender)…? Opciones no faltarán seguro sólo hay que analizar dónde está la posibilidad.

  • Economía digital:

La economía siempre será uno de los puntos y pilares básicos de nuestra vida. Si juntamos la economía con las necesidades actuales nos enfrentamos a la necesidad ya sobre la mesa de tener una economía digital, siempre conectada, integrada, segura y accesible – Fintech.

Poner un negocio hoy en día pasa por asumir que la economía será digital. Todos o la gran inmensa mayoría de los negocios, aunque sean “a pie de calle” tendrán su versión online. Esto implica potentes factores como la deslocalización y la internacionalización que aporta el comercio electrónico y que no tiene razón de ser si no pensamos en una economía digital. A su vez, la competencia es mayor, el nicho de mercado tiene particularidades diferentes y las transacciones económicas son, de otro nivel y características.

Crear integraciones bancarias digitales, accesos disponibles en cualquier momento, facilitar la consulta y trabajo con nuestros recursos económicos… sin duda, son una tendencia en alza y que aún tiene mucho recorrido.

  • Nuevo escenario social – cultural:

Pero aunque estemos trabajando y viviendo en un entorno cada vez más digital, es cierto que también tenemos la necesidad de no perder la esencia. Al boom digital hay que añadirle y conseguir una completa integración con la necesidad de sentirnos personas y la vuelta a lo analógico en determinados aspectos.

Estamos viviendo un cambio socio – cultural muy potente derivado de la explosión digital y es que tras la rapidez sufrida en los años anteriores y lo vertiginoso de “lo moderno” (fast-food, móviles, rapidez…) necesitamos bajar el ritmo en determinados aspectos. Lo healthy y saludable no es que esté de moda es que se ha convertido en una necesidad. Cuidarnos y rebajar los niveles de estrés. Sin duda alguna el cuidar del planeta, ser ecológicos y salvaguardar todo lo que nos hemos “cargado” en los años de boom… Todo parece que es un nuevo escenario en el que la conciencia humana toma más protagonismo y busca nuevas opciones culturales, espirituales, sociales. Los hábitos de consumo cambian a este nivel y hay que tenerlo muy en cuenta.

Si quieres tener ideas innovadoras para el presente – futuro y crear un negocio interesante, debes mirar las tendencias. El mercado, tu alrededor puede ofrecerte muchísima información sobre qué está pasando y sobre todo, qué necesidades tiene el mercado. A partir de ahí, la creatividad la pones tú.

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos