5 Errores que cometemos las startups

22 Junio 18

Probablemente, si tienes una startup o estás pensando en crear una, ya habrás leído mucho sobre los errores que cometemos las startups. Vamos a revisar algunos de esos errores que no siempre aparecen en los manuales pero que la experiencia demuestra que es clave evitar:

1. Dejar para más adelante crear la "cultura" de tu startup

Cuando empezamos, el foco siempre se pone en avanzar a toda velocidad para tener cuanto antes un MVP (producto o servicio mínimo viable) y los primeros clientes. Y la mayoría pensamos que definir la "cultura" se puede hacer más adelante, ¿no?

Lo cierto es que construir una cultura es solo otra forma de decir "cómo trabajamos aquí" y cuándo llegues al MVP estará profundamente arraigada, te hayas propuesto definirla o no, simplemente porque la forma en que haces las cosas es inherente a todo lo que haces.

A medida que tu startup crezca te vas a encontrar con este problema, ya que no vas a poder supervisarlo todo y será clave que todos conozcan cómo se trabaja en tu startup. Así que es mejor abordarlo desde el primer momento. Y hacerlo conforme a tu tamaño, es decir, no necesitas hacer un documento de 50 páginas (entre otras cosas, porque si lo planteas de esa forma, te asustará, te aburrirá y se quedará por hacer). Empieza por una página y revísalo de forma constante a medida que haya cambios.

2. Contratar solo amigos/conocidos

La contratación para una startup requiere un alto nivel de confianza: necesitas que el equipo trabaje duro y tome las decisiones correctas, y, además, que crean en el equipo fundador y en su visión. De forma que, es natural buscar personas en tu red de contactos. Esto puede ser útil al principio: los equipos homogéneos se comunican mejor y demuestran una mayor cohesión, pero con el tiempo puede ocasionar problemas.

Hay que pensar en cómo integrar las personas en la cultura existente; buscar personas que se adapten a capacidades y habilidades requeridas en un puesto, y no al revés; y evitar que se formen "camarillas" o que las personas se sientan excluidas de un círculo interno.

3. Creer que contratar más personas significa más éxito

Este es uno de los errores que cometemos las startups con mayor frecuencia. De hecho, muchos clientes preguntan por el tamaño de la plantilla cuando están valorando contratar y parece que impresionar con un equipo muy grande -incluso cuando apenas llevas unos meses- es una señal de que todo está funcionando.

Sin embargo, esto no es siempre así. Crecer demasiado rápido, sin procedimientos sólidos y medidas de control te puede llevar a tener que dar pasos atrás tan rápido como los diste hacia adelante. Hoy en día, integrar la tecnología en los procesos de trabajo, tener bien definidos esos procesos y un equipo de personas bien seleccionado y comprometido con el proyecto puede hacer que equipos pequeños sean productivos y den respuesta a una gran demanda.

4. Sobrecargar al equipo con horas extras

Trabajar en una startup implica un compromiso, muchas horas de trabajo y fechas de entrega ajustadas. Pero presionar demasiado suele desbordar la situación. Llevándote incluso a la fuga de talento (y los problemas que eso te puede ocasionar).

Para evitar el agotamiento, realiza controles regulares con tu equipo para ayudarlos a administrar la carga de trabajo y el estrés. No estamos diciendo que de forma puntual tu equipo no tendrá que pasar largas noches y fines de semana en la oficina, pero no lo conviertas en una norma cultural.

5. No saber despedir a tiempo

"Fichar" el mejor talento a veces es complicado y requiere un gran esfuerzo cuando eres una startup. Sin embargo, a veces, ocurre que alguien con mucho talento no encaja en la cultura de la startup.

Es una decisión difícil de tomar, pero hay que tener claro que una persona 'tóxica' puede destruir la cultura y la productividad del resto del equipo.

La mejor forma de evitar este problema es dedicar el tiempo necesario en el proceso de selección para detectar no solo las habilidades técnicas sino también si una persona se puede adaptar a la cultura de tu startup. Y si ya tienes el problema, habla con ellos y deja claro cómo esperas que cambien su comportamiento. Si no se adaptan, es mejor ir por caminos separados, y hacerlo cuanto antes, ya que cada día que pase, la situación irá a peor.

¿Te identificas con estos errores que cometemos las startups?

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos