María Alcaraz

Coronavirus: Plan para retomar la actividad tras el covid


Hemos superado la desescalada y estamos en lo que el Gobierno denomina “la nueva normalidad”. El Covid19 sigue presente en nuestras vidas pero tenemos la obligación de intentar retomar nuestra actividad sobre todo a nivel empresarial. Hay que hacer un buen plan para que económicamente esta pandemia tenga el menor impacto posible o al menos, seamos capaces de recuperarnos en el menor tiempo posible. ¿Cómo hacerlo?

El coronavirus vino sin que nos diésemos cuenta y se adueño de nuestra vida y rutinas. Afectó a la vida, a la salud y también a los negocios. Tras varios meses (3 para ser exactos) en Estado de Alarma tiempo durante el que nuestras libertades se han visto mermadas por obligación y de forma consecuente ahora hay que retomar la actividad e incentivar nuestros negocios para poder salir adelante. Tras la salud, la economía es el segundo punto del orden del día de todos, no sólo del Gobierno. Somos responsables de nuestras empresas y tenemos que poner toda la carne en el asador.

Plan de reactivación de negocios

Las empresas han estado bajo mínimos algunas, muchas, han tenido incluso que cerrar durante varias semanas o meses. Retomar es fundamental y para ello lo primero que hay que hacer es evaluar daños, tomar decisiones y hacer un plan de reactivación y recuperación.

Es imposible hacer las cosas bien y salir adelante si no trazamos un plan. Dejar las cosas a la improvisación y al ir haciendo según se vaya viendo – necesitando es el error más grave que podemos cometer ahora mismo. Sin plan, sin hoja de ruta podremos llegar a destino (aunque eso habría que verlo) pero no sabemos ni cuando, ni como ni de qué manera.

Paso 1: El análisis

Para poder saber qué necesitamos hacer lo fundamental es conocer en qué punto estamos. Durante estos meses de pandemia en los que nuestro negocio ha estado bajo mínimos o incluso cerrado hemos tenido tiempo de analizar pero quizás nos ha faltado la ilusión y la energía, algo completamente normal dado el escenario que nos rodeaba.

Ahora, con algo más de perspectiva y con energía recuperada (si no las tienes te proponemos que sea lo primero que hagas, decidir sobre ti mismo para recuperar esa energía e ilusión) es el momento de evaluar los daños de forma objetiva y real. Aquí tendrás que ser muy franco contigo mismo y valiente también porque vas a ver cosas – datos – números que no esperabas y que puede que asusten un poco.

La valentía para este análisis es fundamental porque te ayudará a tener un mapa de la situación real y así poder tomar decisiones útiles y que te lleven a buen puerto. Si enmascaramos los datos y la situación a los únicos que estamos engañando es a nosotros mismos y lo que hagamos solo servirá para maquillar la realidad que tarde o temprano saldrá a la luz y quizás en un punto ya de no retorno.

Toma distancia emocional de tu negocio y evalúa la situación con frialdad. Si consideras que no puedes hacerlo, pide ayuda y/o contrata a un externo que lo haga por ti de forma totalmente objetiva.

Paso 2: Objetivos

Una vez que sabes donde estás, lo que ha afectado la situación a tu empresa (en todos sus ámbitos: económico, personal, recursos, etc) es el momento de marcar objetivos y determinar dónde quieres estar y en cuanto tiempo. Seguramente el plan de objetivos marcado para este 2020 no pueda llevarse a cabo y debes modificarlo para que estén más alineados con la situación actual.

Si mantienes los objetivos que decidiste en noviembre – diciembre sin tener en cuenta la pandemia y no llegas a ellos generarás frustración y un análisis no real del año.

Los planes de objetivos están vivos y deben ser modificados según las circunstancias propias de la empresa y también externas.

Marca nuevos objetivos o modifica los anteriores, determina si son realistas y estipúlalos como la nueva meta para este 2020. Recuerda siempre que sin meta, sin destino, no se puede marcar una ruta porque no sabemos hacia donde vamos.

Paso 3: El plan

Y aquí llega el paso que nos hará ir haciendo el camino paso a paso sin desfallecer, sin perdernos y con las tareas claras que debemos ejecutar cada día. Yo siempre marco la misma analogía: un negocio es como un viaje en coche. Si no sabemos el destino y no planeamos el viaje con sus rutas posibles, paradas, etc seguramente llegaremos pero puede que tardemos más, que nos perdamos, que nos cansemos, que no veamos lo que queríamos y que al final, todo sea mucho más caro sin que consigamos lo que queríamos por el camino. Llegar puede que lleguemos pero el cómo ya es otra cosa y la frustración se apoderará de nosotros por no hablar de los estragos económicos.

Así que dicho esto, trata tu negocio como un viaje con su destino marcado en el punto 2 y traza un plan de viaje. Cuanto más detallado lo hagas más fácil será el camino, más tranquilo estarás y más podrás también delegar en que cada miembro asuma sus responsabilidades.

En ese plan deberás incluir todas las partidas de un plan de acción habitual pero con el nuevo escenario. Hay que tener muy en cuenta en este momento post – pandemia (y quizás también pre porque puede que vuelva la situación complicada):

  • La incertidumbre al futuro inmediato: por favor, aprendamos de esto y tengamos presente que la situación no ha terminado. Nos pasamos el día escuchando hablar de rebrotes y de qué pasará en otoño. Pues vamos a anticiparnos y que no nos pase lo de marzo. Tengamos presente dos escenarios: que todo va bien y nos recuperamos de esto de forma conjunta o que viene algún rebrote y volvemos a Estado de Alarma (algo que no queremos pero que puede pasar, si estamos preparados, el impacto será menor). Con estos dos escenarios, todo será más llevadero y evitarás el miedo extra.
  • Los empleados – el equipo humano: el personal de tu empresa será seguramente lo que más te ha quitado el sueño durante estos meses. Mantenerlo a pesar de la bajada de las ventas ha sido difícil. Te habrás acogido si has podido a las medidas propuestas por el Gobierno como el Erte. Si has reducido equipo, tenlo en cuenta en tu plan de acción y lo fundamental siempre es que mantengas con ellos una comunicación abierta, transparente en la medida de lo posible y saques toda la empatía posible que tengas para con ellos. Todos en su circunstancias estamos preocupados y necesitas que tu equipo esté tranquilo para que trabaje bien y motivado. Genera confianza, dales apoyo, preocúpate por ellos y también por sus familias, se cercano y cuida de ellos.  Toma las medidas que sean necesarias pero siempre con un punto de equilibrio entre negocio y persona.
  • Costes: otro de los puntos que debes revisar en este plan de acción son los costes de tu negocio. No significa que como loco te pongas a recortar de todo incluso de lo esencial. Se trata de revisar y ser bien objetivo. Seguro que hay costes que antes te podías permitir y que no le dabas importancia y que ahora debes ser más estricto. No hay que reducir ni la limpieza, ni las cápsulas de café… No seamos ridículos ni tomemos decisiones inútiles. Como se dice “eso es el chocolate del loro”. Analiza bien esos gastos grandes de los que seguro, puedes prescindir y que lo único que aportan es eso, gasto.
  • Prepárate para aumentar ventas: ese es el objetivo… Vender más. Hay que vender más y mejor. Si hay que hacer descuentos, promociones, si hay que invertir para después recuperar… Invierte. Haz un plan de acción de venta agresiva si así lo necesitas o prepara todo al milímetro para la vuelta del verano si es tu momento de venta. Sea como sea, necesitas un plan de acción de venta para remontar y aprovechar tu momento álgido.

Sea como sea hay que ponerse las pilas y no podemos dormirnos. Si hay que prescindir este verano de las vacaciones… ¡Se prescinde! Pero que luego no vengan los sustos. Eso sí, para que todo esté bajo control y puedas analizar el estado de tu negocio en cualquier momento te recomendamos utilizar Billage. ¡Pruébalo gratis ahora! Porque cualquier ayuda es oro en estos tiempos.

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos