El método Gronholm: Cómo aplicarlo para tu empresa

05 Octubre 18

El método Grönholm de selección de personal, una suma perfecta de efectividad y originalidad que cada día más los reclutadores toman en cuenta y ponen en práctica en sus dinámicas de contratación. Si quieres ser un hacha seleccionando a tu próximo candidato, toma nota de este método que los mejores ya tienen más que dominado.

¿Qué es el método Grönholm?

Este método es como decíamos al inicio, una forma eficaz, creativa y también muy efectiva según los resultados que está aportando, de encontrar a la persona adecuada para un puesto laboral determinado.

A través de diferentes fases, el método Grönholm irá vislumbrando qué aptitudes de cada persona que participa son las más evidentes pero también las más oculta y cuáles van a ser imprescindibles para el desarrollo del puesto.

A través de unos test y entrevistas previas, se realiza un “embudo” de selección mediante el cual se van descartando candidatos para que al final, los resultantes, se enfrente a una dinámica de grupo en la que quedarán a la vista ciertos parámetros fundamentales.

Proviene de Estados Unidos donde ya es una práctica habitual en determinados procesos de selección y cada vez más se implementa en Europa.

Funcionamiento del método Grönholm

Lo que hace especialmente llamativo al método Grönholm es que incluye en el proceso de selección una o varias dinámicas de grupo con los aspirantes al puesto. Esto es algo a lo que por lo menos en España no estábamos muy acostumbrados y cuando a alguno nos ha pasado (reconozco que tuve una así en mis primeros años de trabajo) nos quedamos cuanto menos, sorprendidos.

Lo que se busca conocer es cómo los candidatos se relacionan en grupo con otras personas. De ahí que se organizan determinadas actividades o reuniones de grupo y se lanzan una batería de preguntas para que los diferentes participantes respondan qué harían o qué piensan al respecto de las mismas. Estas preguntas están más que pensadas e ideadas previamente por los reclutadores que buscan despertar determinadas actitudes en los candidatos y son ellos los que guiarán la dinámica dejando vivir o cortando por otro lado un tema en cuestión.

Para los participantes y asistentes, si te ves envuelto en una dinámica del método Grönholm lo recomendable es lo de siempre, sinceridad absoluta y que te comportes como eres normalmente. Damos por hecho que eres una persona saludable, que se sabe comportar en grupo y que frente a una posible “amenaza” como es otro candidato, no va a sacar lo peor de sí mismo así que lo mejor es ser sincero sin más.

¿Por qué se hace y es realmente efectivo?

Porque todos nos comportamos de maneras y formas muy diversas cuando estamos solos o pensamos que otros no nos ven ni escuchan a cuando nos relacionamos en grupo. Nuestra actitud es diferente, nuestras expresiones, la forma de comunicarnos y también incluso, el lenguaje corporal.

Además el método va más allá ya que en las dinámicas se despierta algo muy importante de evaluar y es nuestra reacción cuando nos sentimos amenazados o examinados. ¿Hay algo que genere más riesgo en un proceso de selección que estar frente a nuestros rivales? El yo más auténtico sale a relucir y es algo de lo que los reclutadores toman buena nota extrayendo conclusiones más que interesantes.

En esta dinámica serán los propios candidatos los que se auto-eliminen o se auto-seleccionen y es que el reclutador sólo tendrá que lanzar una situación o una pregunta para que todo empiece a funcionar ya sea para avanzar por la participación o para zanjarlo por la poca iniciativa. De ahí que el método sea realmente efectivo.

¿Para qué empresas y puestos es aconsejable?

El método Grönholm no es válido para cualquier proceso de selección sino que está recomendado o diseñado para aquellas empresas que necesitan contratar un directivo o un jefe de área. Son personas y cargos que normalmente se tienen que relacionar con el grupo y además demostrar sus dotes de liderazgo y comunicación efectiva.

De ahí que para el resto de puestos no esté indicado más allá de querer conocer al posible candidato en otro aspecto más allá del tú a tú pero sí es de gran ayuda para medianas y grandes empresas que quieran contratar a un perfil muy particular y del que necesiten unas grandes cualidades grupales, competitivas, etc.

Si este método te ha generado curiosidad porque crees que puede aparecer en tu próximo proceso de selección, ya tienes plan para el fin de semana y es que hay varias películas sobre ello, una de ellas española en la que se lleva a los participantes a una situación “extrema” para ver su comportamiento y libro del mismo título que puedes encontrar aquí para ampliar con una interesante lectura. Y por supuesto, si eres reclutador y quieres llevar un perfecto control de tus candidatos y tareas en los procesos de selección, lo mejor es tener un buen CRM como el de billage. Pruébalo ahora 14 días gratis.

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos