María Alcaraz
María Alcaraz

IVA de los autónomos


El IVA de los autónomos es uno de los temas más recurrentes cuando nos independizamos profesionalmente. Seguramente el primer trimestre fue una sorpresa para ti al tener que hacer frente al pago del IVA en Hacienda, algo que quizás no tenías contemplado. También saber qué IVA debes incluir en tus facturas según tu actividad y servicios pueda suponer alguna duda. Para aclarar todo lo referente al IVA de los autónomos hemos decidido zambullirnos de pleno en este asunto y no dejar nada a la improvisación. ¿Qué es el IVA de los autónomos? ¿Qué IVA debes incluir en tus facturas? ¿Cómo se compensa IVA entre gastos e ingresos? Todo y más sobre el IVA de los autónomos a continuación.

 

En este artículo encontrarás:

  1. ¿Qué es el IVA?
  2. Tipos de IVA
  3. La gestión del IVA de autónomos
  4. Gestionar el IVA de autónomos factura a factura

¿Qué es el IVA?

IVA es el acrónimo de Impuesto de Valor Añadido, es decir, el impuesto con el que se grava casi todo (muy poco o casi nada está exento de IVA) lo que utilizamos, compramos y vendemos. Un gravamen que una vez cobrado es recaudado por el Estado.

A priori todos pagamos IVA y así es ya que en todo está incluida cierto porcentaje destinado a este impuesto pero desde la implantación del IVA en España (año 1985) este sólo afecta al consumidor final. Las empresas están exentas del mismo y al cierre trimestral de los impuestos se les devuelve según se haya pagado y compensado en el IVA de los gastos. Toda empresa y autónomo debe incluir el IVA en sus facturas de servicios / productos, recopilarlo y después abonarlo a Hacienda en la declaración trimestral de IVA.

Es el consumidor final quién más sufre por este impuesto que debe pagarlo en todo lo que compra pero no se le es devuelto en ningún caso.

Tipos de IVA

En España a día de hoy existen tres tipologías impositivas de IVA con los que se graban las compras de productos / servicios que hagamos habitualmente.

IVA general:

Es el IVA más habitual al que todos tendremos que hacer frente con nuestras compras y consumos. Es el del 21% que siempre veremos en la mayoría de los tickets y facturas de compra.

¿Qué lleva el IVA del 21%?  Todo, todo, todo menos lo que no esté gravado con el IVA reducido o súper reducido.

Si eres autónomo y prestas servicios, este es tu IVA. Y es que el IVA de los autónomos más generalizado es este, el del 21% (menos si prestas servicios de salud por ejemplo que estarás exento).

IVA reducido:

El IVA reducido es el del 10%, un porcentaje menor para ciertos artículos que se consideran de uso habitual y más necesario que otros por los que el Gobierno considera que no deben llevar un IVA tan elevado.

¿Qué se graba con el 10%? El turismo (hoteles), restauración, transporte y también todo lo relacionado con bibliotecas – museos y cultura (que bien nos hace tener más acceso a esto para que podamos seguir nutríendonos).

IVA súper reducido:

Por último pero no menos importante, de hecho el más importante y reseñable para el consumidor es el IVA súper reducido que representa el 4% del total del importe del producto / servicio. Es un IVA testimonial dice Hacienda para el consumidor pero que en recaudación supone importantes sumas.

¿Qué se graba con el 4%? Los productos denominados de primera necesidad (aunque deberían ser muchos más los que estuviesen en este grupo): alimentos de primera necesidad, medicamentos (para humanos, no para animales), servicios de tele-asistencia, vehículos utilizados por personas con movilidad reducida, libros – prensa – revistas.

Entre estos tres tipos de IVA debemos movernos y siempre incluir uno de ellos (en el caso de que tus servicios no estén exentos de IVA) en la factura que emitas para cobrar tu trabajo realizado.

Como autónomo siempre tendrás que acogerte a un tipo de gravamen (o estar exento). ¿Cómo hacer para que nunca se te olvide y siempre tengas el cálculo correcto en tus facturas? Utilizando billage. En el área de facturación y en cada cliente podrás marcar el IVA a incluir y después trabajar de forma automática sin ningún tipo de error. Cualquier desajuste de IVA en tu contabilidad puede ser catastrófico para tus finanzas.

La gestión del IVA de los autónomos

Para todo el que se independiza profesionalmente, el IVA es uno de esas “cruces” que hay que llevar desde el primer hasta el último de los días. No te puedes escapar de él y tienes que hacer frente a todas las obligaciones que acarrea. Como autónomo, te acompañará en tu negocio y proyecto en todo momento porque tendrás que incluirlo en tus facturas emitidas y recaudarlo para luego abonarlo a Hacienda en cada pago que ingreses y también pagarlo en todo lo que compres y consumas como negocio.

El IVA de los autónomos es una de esas obligaciones de las que no podrás zafarte y siempre deberás tener en tu mente y sobre tu escenario fiscal – contable y financiero.

Aunque como decíamos al principio, las empresas están exentas del IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) y este solo afecta directamente al consumidor final, la realidad es que como autónomo tienes que estar más encima de este impuesto ya que siempre debe aparecer en tus facturas emitidas y es tu obligación realizar la declaración trimestral de IVA (explicando el que has recaudado y el que has compensado con tus gastos).

Como autónomo, además de hacer tu trabajo (ese en el que eres muy bueno y destacas), de realizar las gestiones de tu negocio y demás, te convertirás en recaudador oficial de Hacienda. Y es que tendrás que ir recopilando el IVA de todas las facturas que emitas para después, al finalizar el trimestre, dárselo a la Administración.

El IVA de los autónomos es de Hacienda

Una de las máximas que primero tienes que aprender como autónomo en asuntos fiscales es: EL IVA NO ES TUYO. No cuentes con esa cantidad cuando cobres una factura. No utilices ese dinero. ¡Apártalo! En otra cuenta o como quieras pero no hagas uso de él o cuando se cierre el trimestre tendrás algún susto.

Aprende lo primero, antes de cualquier factura que vayas a emitir, qué tipo de gravamen te afecta a ti como autónomo. Es decir, si tienes que incluir en tus facturas el 4%, el 10%, el 21% o si por el contrario estás exento (si eres psicólogo o prestas algún servicio relacionado con la salud, míralo porque estos están exentos aunque se tributa de otra forma).

Gestionar el IVA de los autónomos factura a factura

Una vez que lo tengas claro, configura tu panel de Billage para que la solución siempre sepa qué IVA debe repercutir en tus facturas y listo. Cada vez que clicas en “generar factura” (qué alegría poder emitir esa factura del trabajo realizado), la herramienta se encarga, ella sola, de hacer los cálculos del IVA correspondiente a la cantidad facturada según tu tipo de gravamen. Nada, ni un solo error, no hay opción utilizando billage para facturar.

Cuando el trimestre llega a su fin, es el momento de hacer el cierre del mismo y presentar el IVA a Hacienda para que puedas abonar lo que te corresponda o si no, proceder a que te hagan la devolución (en el caso de que hayas pagado más IVA del que has ingresado según tus compras – ventas).

El Modelo para presentar el IVA como autónomo es el Modelo 303 por el cual se informa de esa liquidación de IVA de los autónomos y procederás a realizar la acción que corresponda (pago o devolución). Las fechas de los trimestres siempre debes tenerlas muy presentes.

En enero, una vez terminado el ejercicio anterior (año pasado), al margen de los trimestres también deberás presentar una declaración anual informativa del IVA a través del Modelo 390.

Esto est todo lo importante y relevante del IVA de los autónomos. Ya nada se te va a pasar y podrás estar al día y libre de preocupaciones para con Hacienda. Recuerda que lo más fácil es que billage se encargue de todo ya que también podrás exportar al finalizar el trimestre los excels de ingresos y gastos con el IVA repercutido para que tu asesor proceda a la liquidación con la Administración. Hazte ahora gratis con billage y notarás la diferencia… Libre de preocupaciones.

This post is also available in: Spanish

0 ComentariosEsta publicación no tiene comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos