Diana Pardo

Factura de abono: ¿Cómo hacerla?


Como profesional independiente o empresa es habitual cometer algún error a la hora de crear una factura, bien en los datos nominativos o bien en los importes a emitir. Lo primero que se nos puede ocurrir es cancelarla para emitir una nueva factura con la información correcta pero lo cierto es que desde que entró en vigor el Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre, no es posible anular ninguna factura para emitir otra con la misma operación. ¿Qué hacer entonces? Una factura de abono o rectificativa.

¿Qué es una factura de abono?

Desde el año 2013 las facturas de abono fueron englobadas dentro de las facturas rectificativas por lo que es común escuchar ambos términos para referirse a ellas.

Una factura de abono es pues una nueva factura que emitimos para corregir algún error cometido en otra que emitimos con anterioridad. Un CIF incorrecto, una dirección errónea, un importe equivocado, un descuento mal aplicado, una devolución de mercancía o un impuesto mal calculado, todos son motivos para la creación de una factura de abono que rectifique el error cometido en la original.

Una de las ventajas de las facturas de abono es que es permiten aplicar rappels (descuentos por volumen) sobre facturas ya emitidas. Otro de los beneficios se da cuando trabajamos con un cliente de forma habitual y a lo largo de un mismo periodo se han cometido varios errores en diferentes facturas. Podemos entonces emitir una única factura de abono que rectifique todas las erróneas anteriores incluyendo la numeración de todas las facturas corregidas.
 

¿Cómo crear una factura de abono?

Hay algunas empresas que para las facturas rectificativas cuentan con una serie distinta de numeración, sin embargo, hay otras que continúan con su numeración ordinaria pero con signo negativo en el importe. Esto quiere decir que si por ejemplo hemos cometido un error en una determinada factura o un cliente nos devuelve un pedido cuyo importe era de 100€, emitiremos una factura de abono por -100€. De esta manera una rectifica la anterior. Posteriormente y de darse el caso se tendría que emitir una nueva factura con los datos correctos (si el error era de fecha, importe, CIF, etc).
 

¿Qué información debe contener una factura de abono?

Es necesario incluir todos los datos que identifiquen la factura original que se quiere modificar (numeración, fecha. titulares, etc).

En el propio documento se escribirá claramente que se trata de una factura de abono rectificativa así como el motivo de su emisión y necesidad de rectificación.

Por lo demás deberá incluir los datos ordinarios que lleva cualquier otra factura: datos fiscales propios, del cliente, fecha, numeración, importe, tipo impositivo, etc.

Ejemplo de factura de abono por devolución de mercancías:

Imaginemos que nos devuelvan mercancías por importe de 100€.

Factura Abono Devolución

Cliente: XXXX

CIF: ……..

Nº Factura: 0001

Fecha: 01/01/2019

Concepto; error en el precio unitario

Base imponible    -100€

IVA (21%)               -21€

Total factura          -121€

¿Cuándo es necesario emitir una factura de abono?

Además de los casos de errores nombrados con anterioridad también podremos emitir una factura de abono cuando la original no cumpla con alguno de los requisitos exigidos en la normativa vigente.

Un caso muy común de este tipo de facturas es cuando se produce una devolución de una parte o de la totalidad de un pedido, bien porque era incorrecto o por aparición de roturas. En este caso se emitirá una factura al mismo cliente con el importe a rectificar en negativo.

Otro caso común es la aplicación de rappels (descuento por volumen) en la factura. Tendríamos que reflejar el tipo de descuento que se realiza, a qué periodo corresponde e incluir la base imponible en negativo.

En ocasiones, también es frecuente cometer errores en el tipo impositivo, ya sea el IVA o IRPF. Algo que sucede con más frecuencia de la que le gustaría a cualquier empresa es tener que hacer frente al pago del IVA de una factura que emitió pero que todavía no ha cobrado. Sería posible recuperar este IVA de las facturas impagadas si se cumplen una serie de requisitos a través de una factura de abono.

En cualquiera de estos casos la factura de abono es un elemento muy útil que permite corregir errores en las facturas ya emitidas, recuperar impuestos como el IVA en caso de no haberlas cobrado y en definitiva realizar los ajustes necesarios para exponer la realidad contable.

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos