CRM: qué es

27 Marzo 19

Si a estas alturas, aún te estás preguntando qué es un CRM, tenemos la respuesta de forma clara y concisa. Seguramente, habrás buscado en Internet mucha información sobre este asunto y al final, ahora mismo hay tanto, que estás hecho un lío. Vamos a desvelar qué es un CRM, para qué sirve y cómo elegir el más adecuado… Para ti (no para otro proyecto).

¿Qué es un CRM?

Un CRM es un software, una herramienta, una solución (llámalo x) que te ayuda a la gestión de tus contactos. Es decir, es una agenda de las de antes, de las de anotar los teléfonos y direcciones, pero digitalizada. Esa sería la forma más sencilla de entender un CRM.

CRM, Customer Relationship Management, trabaja para ti, para tu negocio, para tu empresa, ayudándote a gestionar toooodos tus contactos (que seguro que tienes muchos). Lo que un CRM hace por ti es organizar, gestionar y optimizar los contactos que hay / tienes en tu negocio de la forma más óptima y saludable para todos.

Se acabó, hoy en día y gracias a los CRM, eso de tener miles de tarjetas de visita físicas (de las de papel – cartón) en bolsillos de las chaquetas, entre las páginas de la agenda o en los cajones de la oficina. Con un CRM llegó el final de no poder llamar a un contacto clave para una venta porque no sabes dónde tienes su teléfono. Y por supuesto, nunca más que un email para enviar una factura esté en posesión de un miembro de tu equipo que justo está enfermo o de viaje.

Un CRM es una agenda de contactos. Eso sí, bien limpia, organizada, actualizada y siempre disponible.

Cómo funciona un CRM

Un CRM funciona de forma muy sencilla. Todo depende del que contrates y elijas, por supuesto. Un CRM necesita para vivir y dar lo mejor de sí mismo, contactos. Sin nombres, sin teléfonos, sin direcciones y emails, un CRM no es nadie. Pero como eso tú lo tienes, ya está solucionado el primer paso.

Un CRM (normalmente online – cloud es mucho mejor), es una solución – herramienta que va a organizar tus contactos con una jerarquía saludable para ser encontrado. Tú sólo tendrás que ir volcando los datos de tus clientes – proveedores en él y del resto, la solución se encarga.

Puedes, según las posibilidades del CRM, organizar tus contactos por clientes, por empresa, por actividad, por proveedor y siempre, estarán disponibles.

Pero además de ser tu agenda y la de tu equipo, un CRM es tu mejor aliado comercial. Con los CRM actuales puedes poner en marcha numerosas acciones de ventas que seguro, van a ayudaros a aumentar los ratios de éxito. Puedes crear protocolos de actuación para tratamiento de lead, ciclos comerciales según la experiencia adquirida por otros procesos (si es mejor una llamada a una visita, qué mail hay que enviar en el momento adecuado…). Todo ello puedes incluirlo en tu CRM e ir un paso más allá con él.

Un CRM es hoy en día, la herramienta básica para tu empresa. Quien no tiene CRM hoy en día, está avocado al desorden y eso, ya sabemos lo que significa… Caos y fracaso.

Qué CRM elegir para tu negocio

Si quieres tener un buen CRM, lo mejor es que dediques tiempo a investigar antes de elegir. No vale (o será un desastre) que elijas un CRM a ojo, según intereses de otros o por lo que escuches. Ahora hay una gran oferta disponible y eso, es bueno pero también te obliga a analizar bien lo que necesitas.

Lo primero que tienes que tener claro es tu posición:

  • Qué tienes en tu empresa: equipo implicado, recursos, ciclos comerciales…
  • Qué necesitas en tu empresa: es imposible elegir algo concreto si no sabes qué necesitas. Aquí para un poco y hazlo bien. Lista, en un Excel, en un papel, donde quieras, todas las necesidades presentes y futuras de tu empresa. Si necesitas un CRM pequeño porque tu proyecto sea pequeño o si mejor uno más potente porque tu empresa es de amplio espectro.
    • Crecimiento de tu negocio: cuidado con esto. A veces, nuestro proyecto hoy en día es pequeño y elegimos herramientas en base a esto pero no vemos o no contemplamos el crecimiento. Y es que si tu negocio crece exponencialmente, a ver si vas a elegir un CRM que en dos días, se te quede pequeño.
  • Implementación y recursos: también cuando elijas un CRM tienes que tener en cuenta tus recursos tanto de tiempo como económicos. Un CRM necesitará de tiempo para ponerlo en marcha, tendréis que aprenderlo a utilizar… Elige el mejor momento para su contratación y que no sea más problema que solución.

Amplía tus miras: un CRM y mucho más

Abre la mente y piensa a lo grande. Actualmente, hay CRM que no solo son CRM. ¿Qué tal la posibilidad de tener toda la gestión de tu negocio en una única herramienta? Pues mucho mejor, ¿no? Un CRM es una agenda de contactos y además, te ayuda en el flujo comercial. Eso, es una gran área de tu empresa.

Pero si eliges bien, puedes tener además, en la misma herramienta, acciones tan potentes como la gestión de proyectos y la facturación. ¿Para qué todo junto? Ante todo para optimizar tiempos porque a la que introduces un contacto en tu CRM, ya lo tienes para el resto de actividades. Y también recursos. Para qué pagar varias herramientas si con un único pago, estás solventando muchas más necesidades.

Billage te ofrece esta posibilidad. Billage es un CRM, sí, pero también tiene un gestor de proyectos con el que tendrás todos tus trabajos “a raya” y un sistema de facturación perfecto para que lleves al dedillo la salud financiera de tu negocio. Piensa siempre que cuantas menos herramientas – soluciones tengas, muchísimo mejor. Todo más centralizado. Y por supuesto, siempre online. Tener acceso desde cualquier lugar y en todo momento, es justo, lo que tu negocio y tú necesitáis.

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos