¿Conoces las soluciones de billage incluidas en el programa Kit Digital?¿Quieres conseguir tu ayuda Kit Digital?Saber más
María Alcaraz
María Alcaraz

Creatividad empresarial, el arma de las empresas en el siglo XXI


En el mundo competitivo actual la creatividad se ha convertido en un arma fundamental para diferenciarse y mejorar la productividad. Creatividad empresarial e innovación van hoy de la mano para potenciar la rentabilidad de las empresas. Sin embargo, la creatividad es un concepto ambiguo que nos crea incertidumbre. Por ello, en las siguientes líneas vamos a tratar de descifrar qué es, cuáles son sus fases, cómo podemos potenciarla y aplicar sus beneficios dentro de la empresa.

¿Qué es la creatividad empresarial?

La creatividad, ese concepto que nos infunde tanto respeto, no es más que la capacidad de creación de nuevas ideas o de reformulación de las ya existentes para lograr algo novedoso. Estas ideas aplicadas al ámbito empresarial permiten la mejora de procesos, productos finales o servicios que se ofrecen a los clientes. Ser creativo es, por ejemplo, crear una tarjeta de visita como esta, que te garantice que no te tirarán a la basura.La creatividad empresarial no debe ser entendida como una herramienta puntual para crear o poner en práctica una innovación concreta, sino que debe concebirse como una parte más de cada proceso e integrarse en el día a día de la empresa y en el pensamiento de los trabajadores.

Las fases de creatividad

En algunas afortunadas ocasiones, la inspiración puede llegar por sí sola, pero desarrollar la creatividad empresarial es diferente, para ello es necesario seguir unas fases.

  • Investigación. No podemos obtener respuestas si no tenemos las preguntas y una información básica. Para comenzar a desarrollar el proceso creativo, es necesario que nos hagamos preguntas sobre qué es lo que queremos conseguir, y que busquemos información para asentar unos conocimientos que sirvan de base a la inspiración.
  • Reformulación. Una vez asentados los cimientos de nuestra construcción, pasamos a replantearnos los problemas. Hay que conocerlos en profundidad para buscar una oportunidad de solución creativa.
  • Producción. Ha llegado el momento de responder a las preguntas planteadas. Debemos dejar libre a nuestra imaginación, sin ninguna restricción que pueda paralizar a las ideas. Esta es la fase más creativa y para desarrollarla con tus empleados puedes recurrir a las técnicas que te presentamos más abajo.
  • Valoración. Una vez desarrollada la idea llega el turno para el pensamiento lógico. Hay que tener los pies sobre la tierra y por ello debemos de plantearnos una serie de cuestiones para saber si las ideas creativas que hemos desarrollado son factibles en la práctica. Llegado el momento de la selección y valoración, nos hacemos las siguientes preguntas:
  • ¿Esta idea puede servir para conseguir los objetivos marcados? ¿Es realmente útil?
  • ¿Contamos con los recursos necesarios para ponerla en práctica?
  • ¿Qué beneficios nos proporciona? ¿Cómo los obtenemos? ¿Cuánto tiempo durarán?

Técnicas de creatividad empresarial

Siguiendo la teoría de la funcionalidad del cerebro del Premio Nobel Roger Sperry, en el hemisferio derecho se desarrolla el pensamiento que tiene que ver con la creatividad. En función de variables como nuestra personalidad, hábitos, etc., cada persona estamos acostumbrados a utilizar más uno de los dos hemisferios. No obstante, si practicamos las funciones que desarrollan cada uno de ellos podremos potenciarlos. Del mismo que existen actividades para estimular cada hemisferio, encontramos técnicas para desarrollar las capacidades que se vinculan a éstos. En este caso desarrollaremos la capacidad creativa dentro de la empresa con las siguientes técnicas.

  • La tormenta de ideas o brainstorming: Es la técnica de asociación de ideas más conocida. Cada miembro del grupo dice en voz alta las ideas que se le ocurran, sin pensarlas. Se consigue un amplio volumen de ideas en poco tiempo, pues al escuchar las de los compañeros, todos los integrantes las asocian con nuevas ideas.
  • Brainwritting: Se trata de una lluvia de ideas en papel, cada uno escribe las ideas y se las pasa al siguiente. Se suelen conseguir ideas más variadas que en la técnica anterior aunque es menos fluída.
  • Sinéctica: El cliente plantea un problema y el grupo estudia las distintas variables del mismo para entenderlo en profundidad. El cliente elige una formulación final para el problema y el grupo plantea soluciones, se eligen dos o tres soluciones. El cliente las estudia y comenta, ante sus comentarios el grupo vuelve a estudiar soluciones para tomar la mejor decisión.
  • Técnica de grupo nominal (TGN): Se plantea el problema y los miembros del grupo piensan de forma individual en soluciones. Por turno, plantean las soluciones y el coordinador escribe la idea principal de cada una de ellas en una pizarra. Las ideas se estudian por el grupo y se depuran. Una vez realizado este proceso se votan las mejores ideas y se elige una o varias.

Seguro que vosotros habéis puesto en marcha alguna técnica como estas, ¡contádnos! ¿Qué técnicas de creatividad empresarial habéis desarrollado?, ¿cómo resultó el proceso?

This post is also available in: Spanish

0 ComentariosEsta publicación no tiene comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos