Cooperativa de trabajo asociado: qué es

02 Julio 19

¿Trabajas de forma autónoma pero no quieres darte de alta como tal? ¿Quieres poder facturar sin ser autónomo? No es lo más recomendable pero dependiendo del volumen de facturación, hay algunas opciones y alternativas como son las Cooperativas de Trabajo Asociado.

¿Qué son las Cooperativas de Trabajo Asociado?

Son cooperativas (como su propio nombre indica) que facilitan la posibilidad de facturar determinados trabajos como profesional independiente sin tener que estar dado de alta como autónomo.

Son, por tanto, una opción para facturar un trabajo sin ser autónomo “legal” o dado de alta en la Seguridad Social y pagando la cuota correspondiente.

El por qué de estas cooperativas

Las cooperativas de trabajo asociado surgen como solución a una necesidad imperante cuando el trabaja autónomo se convirtió casi en una necesidad con la crisis económica.

Muchas personas y profesionales que se quedaron sin trabajo comenzaron a realizar encargos de forma independiente y de alguna forma tenían que poder facturar y cobrar estos trabajos. ¿Cómo hacerlo? Darse de alta como autónomo era la única posibilidad pero, o el trabajo corresponde a un monto importante o no merece la pena dada la cuota elevada que hay que abonar por ser autónomo.

Por esta situación y también porque se hacen trabajos como freelance cuando todavía se está trabajando por cuenta ajena y tampoco “merece la pena” darse de alta como autónomo, surgen las cooperativas de trabajo asociado.

Se trata de una forma fácil de facturar cuando se empieza a ser freelance – autónomo y que no implica estar dado de alta como tal. También es una fórmula buena para probar si quieres trabajar por cuenta, empezar a captar clientes y proyectos mientras estas trabajando por cuenta ajena y compatibilizando… Opciones para facturar de forma legal sin darte aún de alta.

Eso sí, aunque son una buena opción las cooperativas de trabajo asociado son una solución “temporal” y sólo útil cuando tu volumen de facturación como autónomo es bajo. En el momento que empiezas a facturar de forma “notable” lo mejor es darse de alta como tal y tener tu facturación propia.

Cómo funcionan las cooperativas de trabajo asociado

Las cooperativas de trabajo asociado son precisamente eso, cooperativas. Quizás hasta ahora no hayas entendido bien como funcionan pero son más fáciles de lo que parece.

Cuando empiezas a “trabajar” con ellas, te conviertes en un socio de la cooperativa y por ende, en un trabajador de la misma. Y por ser trabajador de una cooperativa vas a recibir una nómina de ella correspondiente al importe de las facturas que querrías emitir como autónomo y que lo hará la cooperativa en tu nombre.

Exacto. Tú no vas a emitir facturas sino que a tu cliente le va a llegar una factura con los datos de la cooperativa y es esta la que va a cobrar el monto del trabajo realizado.

¿Cuánto recibes de cada trabajo?

Lo que hayas pactado con la cooperativa. Es decir, la cooperativa vive de la comisión por facturarte y hacer “ese trámite” eliminando la necesidad de que seas autónomo.

Ellos se quedarán, la cooperativa, con la parte correspondiente de impuestos y además, con la comisión acordada – costes de la cooperativa.

A ti te pagarán a través de una nómina la cantidad resultante.

¿Cuándo vas a cobrar?

Cuidado con este concepto y es que no vas a cobrar cuando emites factura o en su defecto, cuando la emite la cooperativa sino que hasta esta no haya recibido el pago íntegro de la factura (es decir, que tu cliente haya pagado) tú no vas a recibir tu nómina.

También habrá que tener en cuenta el día de pago de nóminas que tenga instaurada la cooperativa.

Cómo se hace para formar parte de una Cooperativa de Trabajo Asociado

Si quieres formar parte debes realizar un trabajo exhaustivo de investigación y análisis de las cooperativas existentes. Dependiendo de tu área de trabajo, de lo que hagas, nicho, etc, seguro que encuentras soluciones que se ajusten más a ti y tus necesidades. Dedica tiempo a buscar opciones.

Analiza los puntos a favor y en contra y valora si te compensa o no y durante cuanto tiempo.

¿Cuánto te cuesta formar parte de una cooperativa?

Normalmente hay una cuota de alta (como si fuese una matrícula) para los gastos de gestión iniciales. Lo que hemos podido ver es que no suele superar los 100 €. Esta es una partida que se abona una única vez y ya está.

Posteriormente tendrías que hacer frente a una cuota mensual (los meses que vayas a utilizar los servicios de la cooperativa es decir, facturar) que ronda los 6 – 8 € mensuales.

Además, los meses que la utilices y factures tendrás que hacerte cargo de los gastos – costes de Seguridad Social derivados de tener tu nómina con la que la cooperativa te va a pagar lo que cobre a tus clientes.

Añade la retención mínima de IRPF (2%).

Gastos de gestión (esto dependerá de cada cooperativa).

El porcentaje correspondiente del Impuesto de Sociedades que la Cooperativa te vaya a imputar por el monto que factura a tus clientes.

Este es el desglose de los puntos que vas a tener que pagar a la cooperativa si quieres formar parte de una de ellas y que facturen a tus clientes por ti.

Nuestro consejo es que te informes bien antes de todo lo que implica con las cantidades justas de cada ítem. ¿Para qué? Para evitar sobresaltos posteriores.

¿Merece la pena facturar a través de una cooperativa?

Pues depende mucho de la situación de cada uno. Es algo que debes valorar tú mismo.

¡Sí! Si estás empezando, si haces pocos trabajos, si además trabajas por cuenta ajena y quieres probar cómo va esto de ser freelance y hacer cosas por tu cuenta… ¡Ok, adelante con la cooperativa! Prueba y luego podrás tomar la decisión e ir hacia delante o no.

¡No! Si ya llevas un tiempo, si tu volumen de trabajo está creciendo, si te dedicas sólo a trabajos freelance, es mejor que te des de alta, todo esté bajo tu control y puedas facturar tú a tus clientes. Además ahora hay muchas ayudas (o alguna al menos) para poder empezar como autónomo y hay que echar bien las cuentas de si merece la pena la cooperativa.

Un hándicap de cara a los clientes a los que factures a través de una cooperativa y no con tus datos como autónomo puede causar inseguridad y falta de confianza porque parece que no estás seguro de ser freelance, o que no tienes experiencia… Quizás transmite un poco de precariedad.

Sea como sea, analiza bien la situación antes de tomar la determinación y elige aquello que más se ajuste a tu escenario de trabajo – vida.

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos