« Volver al glosario

Contrato temporal


Un contrato temporal es aquél mediante el que se establece una relación laboral de duración determinada entre la empresa contratante y la persona contratada. En el propio contrato temporal consta la fecha de extinción de la relación profesional.

¿Qué circunstancias permiten la formalización de contratos temporales?

Existen tres supuestos básicos que permiten la contratación de trabajadores mediante contratos temporales:

  • Contrato de obra y servicio: se utiliza para contratar trabajadores para un proyecto con cierta autonomía dentro de la empresa, con una duración determinada pero cuya fecha de finalización no puede determinarse con precisión.
  • Contrato eventual por circunstancias relativas a la producción de la empresa: el presente contrato puede utilizarse cuando en la empresa se acumula un exceso de trabajo. Puede utilizarse aunque se trate de las tareas habituales de la empresa: incremento puntual de los pedidos, cambios circunstanciales en la situación del mercado…
  • Contrato de sustitución: se contrata a un nuevo trabajador mediante un contrato de sustitución para ocupar, temporalmente, el lugar de un trabajador de la empresa que se halla ausente del puesto de trabajo por circunstancias concretas (baja laboral, nacimiento de un hijo), pero conserva el derecho de reserva de su puesto laboral.