« Volver al glosario

Gestión por procesos


La gestión por procesos consiste en enfocar los esfuerzos de la empresa (el trabajo de sus departamentos, la gestión por parte de sus empleados…) a conseguir que unos procesos empresariales previamente determinados se lleven a cabo de la mejor forma posible y con los mejores resultados. Dichos procesos ya han sido establecidos y validados como elementos clave para el buen funcionamiento de la empresa, para proporcionar un mayor valor al cliente y para maximizar los beneficios de la empresa, con lo que centrarse en la buena gestión de éstos -en lugar de centrarse en el trabajo tradicional en el que cada departamento cumple sus propios objetivos- puede aportar ventajas significativas a la empresa.