« Volver al glosario

Franquicia


Una franquicia es un contrato entre dos partes, denominadas franquiciador y franquiciante, en virtud del cual el franquiciador cede la explotación comercial de una marca o un producto de su propiedad al franquiciante, a cambio de una cantidad de dinero (por lo general una cuota periódica). La cesión de la franquicia suele incluir, además del derecho a explotar comercialmente la marca o el producto propiedad del franquiciado, la formación requerida para transmitir ciertos conocimientos empresariales específicos del franquiciador al franquiciante. Dicha transmisión se enfoca a lograr la “homogeneización” de la marca; es decir, que aunque los franquiciados sean distintos las tiendas de una misma marca sean muy similares entre sí en cuanto a servicios prestados, calidad de los productos… El contrato de franquicia suele establecer un período de duración determinado (que puede renovarse por acuerdo de las partes) y una zona de concesión, donde el franquiciado será el único con derecho a explotar comercialmente la marca/producto en cuestión.