Las mujeres emprendedoras - autónomas y sus (auto) barreras

08 Marzo 16

Hoy, 8 de marzo, se celebra a nivel mundial el Día Internacional de la Mujer Trabajadora pero ahora y siempre, la mujer no solo es Trabajadora, que también, sino además es madre, esposa, amante, amiga, ama de casa, enfermera al cuidado de los suyos… y un largo etcétera al que últimamente y más cada vez, sumamos el de empresaria y autónoma aunque no a los niveles que a todos, a hombres y mujeres, nos gustaría. Las mujeres son fundamentales en la sociedad no solo por y para ellas (nosotras) sino también para los hombres que son los primeros a los que necesitamos para poder tener un papel más igualitario en todo porque, si nos centramos al mundo empresarial y laboral, toda marca o ámbito de trabajo necesita de mujeres que equilibren las energías (si, esto existe y es cierto), que pongan otro punto de vista a los asuntos a tratar, que aporten su creatividad o capacidad de esfuerzo, su cualidad resolutiva o el empeño por superar situaciones si o si. Por ello, en estos tiempos, estamos viviendo un crecimiento notable del número de mujeres autónomas que deciden adentrarse en el mundo empresarial y poner en marcha sus proyectos. Históricamente y tal y como los datos los avalan, las mujeres que se hacen autónomas respondían al patrón de hacerse cargo del negocio familiar pero ahora, esta tendencia comienza a cambiar y se lanzan, nos lanzamos, más que nunca, a desarrollar nuestra propia idea de negocio con el fin de consolidarla como una empresa con futuro. Si bien es cierto que debido al concepto de responsabilidad femenino la mayoría de ellas lo hacen simultaneando un trabajo como asalariada mientras ponen las bases de su negocio (12,5%), no dejan de lado su intención de darle vida a sus ideas y no desestimar su intención de crecer como empresarias. Pero una mujer, aún hoy en día, tiene que superar grandes retos a la hora de decidirse a poner un negocio. Nos guste o no, parece que todavía lo tuviésemos más difícil para esto. ¿Cuáles son estas barreras? Billage te ayuda a llevar al día tus impuestos

Barreras de la mujer emprendedora actualmente.

1.- Ante todo, debemos aprender a aceptar las diferencias que socialmente nos separan con los hombres. Y aunque no nos guste, si queremos desarrollar nuestro negocio, que funcione y progrese, es mejor gestionarnos estas diferencias y aprender a involucrarlas en nuestro día a día con el objetivo de que no nos reste energía y no sea una barrera más grande de la que realmente es. Como emprendedora ya tendremos suficientes situaciones difíciles que vienen solas, comenzar una lucha difícil y extenuante puede hacer que nos distraigamos de nuestro objetivo. Aceptar y continuar es una buena idea y no nos hace inferiores. 2.- Aprender a gestionar el miedo al fracaso. Esto no es algo exclusivo de la mujer sino que incluso, habría que ver quién lo tiene más arraigado, si el hombre o nosotras porque ellos, con este tema del fracaso, también tienen lo suyo pero en cuanto a nosotras, debemos aprender a gestionarnos este miedo que viene de la necesidad de aprobación externa. Emprender siempre es un reto y si no saliese según los objetivos marcados no es fracasar sino que supone un gran aprendizaje y un impulso para hacer las cosas diferentes la próxima vez. 3.- Si eres mujer emprendedora y empresaria, no solo serás esto y tendrás que compatibilizar tu trabajo con todo lo demás. Pasar de un puesto de trabajo con horario delimitado a lanzar un proyecto implica que te ocupará muchas más horas reales y también virtuales y con ello nos referimos a las que no estás trabajando como tal pero no puedes dejar de pensar en todo lo que quieres o tienes que hacer para que tu negocio prospere. Así que ahora tendrás toda esta carga sumada a lo habitual: madre, esposa, hija, ama de casa… Aquí lo único que podrá ayudarte es la planificación y el defender que es tu momento pidiendo ayuda a quien consideres. Pedir ayuda es de personas fuertes e inteligentes. 4.- Y en relación al pedir ayuda, es fundamental buscar apoyos de todo tipo. Crearte un grupo sano alrededor, que comprenda tu momento y se alegre de tu paso y por tanto, te ayude a ello pero no solo te ayude físicamente o con el trabajo en si, ser escuchada también es fundamental pero busca siempre personas que se alegren de tu paso y confíen en ti, que para energías negativas o críticas sin fundamento, ya tenemos nuestros propios fronterizos que seguro, serán muchos y muy potentes (llámese fronterizo aquella voz interior que nos frena y nos pone límites constantemente a nuestros sueños e ideas). Para esto, si no lo encuentras en tu grupo más personal y cercano, actualmente hay grupos de mujeres emprendedoras que generan actividades y momentos más que especiales para ayudarte a seguir adelante. 5.- Delega, delega, delega… No somos SuperWomans y lo mejor, es que no queremos serlo. ¿Para qué pensar que podemos con todo y acabar con nuestra vida antes de tiempo? ¿Para qué perjudicar nuestro entornos más preciado de vida familiar o vida de pareja o el negocio por creernos que podemos con todo? No es así, ni nosotras ni ellos. Nadie puede con todo. Cuanto antes aceptes esto, mejor. Olvida el rol de “mujer” de la de antes que era lo más en la casa, con la economía, atendiendo el negocio familiar, a los padres, al marido, etc, etc. No tiene por qué ser así y si nos juzgan por ello, porque nos desprendemos de este rol, es asunto del que juzga así que, liberarse es el primer paso. ¿Y cómo hacerlo? Delegando. Explica que es tu momento para desarrollar tu proyecto y haz un planing de reparto de tareas de las que puedes poner la responsabilidad en otros. Y aquí entra otro fronterizo muy femenino: nadie lo hará como yo. Pues no es así, todo el mundo puede hacer lo que se proponga así que confía, y delega. Contrata herramientas y soluciones que te ayuden en el día a día (por ejemplo, la nuestra que es muy útil), deja que tu marido se ocupe de los niños o que tu madre te eche una mano con la comida. No pasa nada, no eres peor madre o hija... al contrario.   Una vez asumidos que tendrás que gestionarte estos retos como Mujer Emprendora y Autónoma, si que es cierto que en parte hay otras particularidades que nos sirven de ayuda. Como mujeres tenemos acceso a otro tipo de subvenciones que ojo, no dudes en mirar y estudiar. Ser autónoma es tan fácil o difícil como otro proyecto de vida en el que seguro nos hemos metido. Tienes muchas opciones para ponerte en marcha: si estás trabajando puedes intentar compatibilizar hasta tener una seguridad, si te han despedido es el mejor momento para pedir tu cita previa en el Inem, gestionar tu desempleo y lanzarte a crear tu negocio… y si nunca has trabajado fuera de casa, pues adelante, ¿por qué no ahora? Actualmente el dato del mundo autónomo es España es que solo 3 de cada 10 autónomos son mujeres. Sería mucho aventurarnos decir que es porque la sociedad nos lo pone difícil y tampoco es así realmente. Estamos en el momento en el que estamos y lo más inteligente es continuar trabajando para conseguir aquello que deseamos. Y por supuesto, no olvidemos que el hombre nos ayuda y mucho, al menos así lo veo, otra cosa es que lo veamos o le dejemos aportar, que también somos muy nuestras. Billage te ayuda a llevar al día tus impuestos

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos