« Volver al glosario

Patente


Aunque el término patente si lo buscamos en un diccionario tiene hasta 6 acciones diferentes en términos legales una patente es el título por el cual se reconoce la propiedad sobre un invento y los derechos nativos el mismo y se concede el derecho exclusivo para su fabricación venta y explotación industrial durante el tiempo que dicha patente recoja y conforme esté regulado en la normativa de propiedad industrial e intelectual correspondiente al lugar donde la misma se encuentra registrada o donde la misma se explota.

El término patente por si mismo otorga unos determinados derechos pero también impone una obligación correspondiente al uso o aprovechamiento de la misma ya que si registramos un invento que puede facilitar el desarrollo de la ciencia o el desarrollo de la sociedad y no hacemos uso del mismo estaríamos provocando un daño o una ralentización de la evolución para el conjunto de la sociedad.  no obstante la realidad es que esta obligación de uso se trata de una presunción iuris tantum por la cual se supone que estás utilizando dicho invento y estás dando el muslo y un aprovechamiento salvo que alguien demuestre lo contrario y reclamé el incumplimiento de la misma por lo tanto en la práctica no siempre se lleva acabo la utilización efectiva de la patente que se registra

 Debemos tener en cuenta qué una patente al igual que cualquier otro tipo de derecho y otorga un título de propiedad puede estar dividido también en nuda propiedad y usufructo teniendo una persona ya sea familiar o una empresa la nuda propiedad de una patente es decir el título de propiedad del mismo pero ceder el usufructo es decir la explotación de la misma a otra persona diferente que sea quien le de uso aplicación e incluso desarrolle y haga evolucionar que se inventó o esa investigación más allá ayudando a crear o alimentar una versión mejorada de la misma.

¿Qué requisitos debe cumplir un invento para ser patentable?


Para que pueda otorgarse una patente sobre un invento, éste debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Tener utilidad práctica (el invento sirve para algo en concreto)
  • Presentar algún elemento novedoso (el invento aporta algo que hasta el momento no existía).
  • Incorporar un “paso inventivo”: este requisito implica que no puede patentarse ningún invento que fuera fácilmente deducible por cualquier persona con conocimientos medios en el área en cuestión.

El registro de las patentes al igual que todos los inventos relacionados con la propiedad intelectual o industrial está regulado por la legislación tanto a nivel nacional, como en el caso de la Unión Europea, mediante diferentes reglamentos y directivas europeas que unifican dicha regulación y dotan de una protección especial en el ámbito de la Unión Europea. De este modo se permite que un invento que se haya registrado en España también goce de protección en el resto de países de su entorno y de esa forma se evite que alguien descubra que en el país vecino se ha registrado una patente o un invento y provoque que lo intente registrar o patentar en otro país, intentando atribuirse la propiedad del invento cuando el mismo ya existe y ya ha sido registrado en otro sitio.

Esto podría ser objeto de un procedimiento judicial de reclamación de quien ostenta el derecho legítimo sobre la patente, pero a fin de evitar este tipo de conflictos se creó un organismo a nivel europeo para el registro de todas las cuestiones relativas a la propiedad industrial e intelectual, como pueden ser las patentes, pero también como pueden ser las marcas o signos distintivos, de las empresas.

Esta institución, además, hay que tener en cuenta que pese a tener operancia en toda la Unión Europea, su sede principal se encuentra en España concretamente en Alicante y coordinando desde esta sede todos los derechos de propiedad intelectual e industrial a nivel europeo registrados en la misma.