« Volver al glosario

Crowdfunding


El crowfunding, tu gran aliado si quieres lanzar un proyecto en formato “tester” y conseguir inversión dar a cambio parte de tu empresa (ni tampoco tener que devolver el dinero).

La fórmula a través de la que conseguirás financiación para tu proyecto de manos de desconocidos. Se hace con proyectos (normalmente) que implica la producción de productos y para realizar los primeros que poner a la venta, se hace un “estudio de mercado” real poniéndolos a la venta antes de su producción – preventa. Si se consigue el dinero que se necesita, se pasa a producción y si no, o se toman otras vías o se devuelve el dinero a los compradores y se desiste de la idea.

Es una gran opción tanto para conseguir el dinero necesitado para un primer limitado lanzamiento como para testear el mercado y saber qué penetración podría tener ese producto.

Lo habitual es elegir diferentes plataformas preparadas e ideadas para esto, colgar el producto, las cantidades por las que se puede comprar y un tiempo delimitado para hacer la compra. A cambio de apostar por el producto en preventa se suele dar algún obsequio de la marca como pegatinas, camisetas, etc.

El crowfunding y las aceleradoras de empresas

El crowfunding es una práctica que tuvo su boom hace unos años y que recientemente no está “tan de moda” y es que desde que aparecieron las aceleradoras de empresas y las inversiones más extendidas de los business angels y los multi inversores, se han encontrado otras fórmulas para encontrar la inversión necesaria.

De todas formas, el crowfunding sigue existiendo y representando una alternativa muy interesante. Por supuesto, además, hay que siempre contemplar las subvenciones disponibles para nuevos proyectos – negocios y tenerlas muy presente. Las subvenciones son una muy buena vía para apostar por nuestro proyecto y hacerlo crecer desde el inicio.

Volumen de negocio que necesita

Es muy importante tener delimitado el volumen de negocio que se va a poner en el crowfunding para así poder solicitar la cantidad adecuada. Hay que tener en cuenta que se pide dinero a desconocidos y además, en preventa. Es decir, que no van a tener el producto en sus manos hasta tiempo después y además, ni siquiera se ha producido antes con lo que su compra, representa un riesgo.

Analizar detalladamente qué volumen de negocio se necesita es vital para acertar en la campaña de crowfunding.

Otro de los motivos por los que es habitual también utilizar el crowfunding es por la diversificación en las inversiones. El crowfunding no implica dar parte de las acciones de la empresa a nadie a cambio de dinero por lo que aunque se tenga un inversor, un crowfunding es una buena fórmula de diversificar los ingresos iniciales.

E-business y e-commerce en el crowfunding

Desde que los e-business y los e-commerce tuvieron su boom en la economía o en el entorno de las compras, todo ha cambiado. De ahí que hiciera su aparición el crowfunding y se extendiera. De otra forma, sin los e-business y los e-commerce y cómo estamos habituados a ellos, no tendría razón de ser un crowfunding. Estamos ahora ya sí a comprar online, ha hacer compras a través del ordenador y no tener la satisfacción inmediata de tener ese producto en nuestras manos en ese justo instante. Es una manera muy diferente de comprar y actualmente, ya nos hemos acostumbrado.

El crowfunding sigue siendo, y apostamos por ello, una buena fórmula si quieres ante todo, saber qué percepción tendría tu nuevo producto en el mercado. Además, gracias al crowfunding te asegurarás un dinero para su producción sin tener que invertir tanto desde cero. Esa primera partida se podrá autosostener económicamente sin que exista riesgo añadido al negocio.