« Volver al glosario

¿Qué es la balanza comercial?


Balanza comercial es el registro económico de un país en concreto en el que se incluyen las transacciones referentes a importaciones y exportaciones de mercancías. En términos “contables” son los ingresos menos los pagos que tienen que ver con el comercio con el exterior de un país.

Definición de balanza comercial

Balanza comercial o también denominada, balanza de mercancías, es un componente de la balanza de pagos de un país (todos los países la tienen).  Se refiere a los movimientos económicos derivados de las importaciones y exportaciones que realiza el citado país.

Solo y exclusivamente se refiere a las importaciones y exportaciones así como al montante económico que estas suponen para el país. No habla ni incluye de inversiones, movimientos de capitales o prestación de servicios entre país.

Fórmula para el cálculo de la balanza comercial

Para calcular la balanza comercial hay que hacer una simple cuenta: restar las importaciones de las exportaciones del ejercicio y de ese país. No hay más que rascar como diríamos en billage y es que por mucho que queramos complicarlo, la balanza comercial es una simple operación matemática:

Importaciones (cantidad económica) – exportaciones (cantidad económica) = balanza comercial

¿Cómo analizar los resultados de la balanza comercial?

Una vez que hemos realizado la resta explicada arriba, hay que interpretar los resultados y a priori, tampoco hay que tener mucha más información (posteriormente para poder tomar decisiones por supuesto que habría que analizar todo en detalle).

Superávit

Cuando el país durante el ejercicio analizado ha realizado más exportaciones que importaciones. Por lo tanto, tendría un balance positivo del cálculo (ha entrado más dinero del que ha salido).

Este resultado es el deseado para todos los países y es que vender más que comprar, siempre es un buen dato para las arcas nacionales. Así existirán más recursos económicos para el siguiente ejercicio.

Déficit

El caso contrario, las cuentas no han salido del todo bien y tenemos el saldo en negativo. Ha habido más importaciones que exportaciones.

Aquí el país “entra en problemas” ya que hay que subvencionar – subsanar – compensar este déficit con recursos económicos del país por ejemplo, con deuda pública / privada. Una deuda que posteriormente habrá que pagar y que de nuevo entramos en bucle económico negativo para el país.

Con este resultado, con déficit, existirá un aumento en el tipo de cambio así como una subida del precio de las divisas. Una balanza deficitaria tiene efectos muy negativos. Un país deberá evitarlo por todos los medios y que su nivel de endeudamiento no se incremente.

Equilibrio

En el caso de que la cuenta arroje como resultado el cero (algo sumamente complicado pero posible) se considera que la balanza comercial está en equilibrio. Es una buena situación pero no la mejor (que sería superávit) pero bueno, no deber nada es un buen comienzo.

¿Para qué sirve la balanza comercial?

Ante todo, para conocer el comportamiento del país referente a las importaciones y exportaciones realizadas. Con esto, como hemos visto, sabremos si el país tiene deuda con el exterior o por el contrario, buena situación económica.

Así sabremos también cómo el país está trabajando en cuanto a su producción de recursos y es que cuando un país exporta más que importa, su necesidad y dependencia para con el exterior es mucho menor. Si es al contrario (se importa más que se exporta) el país está en dependencia y esto puede causar importantes problemas a medio – largo plazo.

Si el resultado de la operación de balance comercial es negativo (déficit) ese importe se podrá compensar con los ingresos por otros sectores como compra-venta de mercancías, servicios, divisas, etc.

La balanza comercial en España en el siglo XX

En nuestro país, porque para muestra un botón, arrastramos durante el s. XX una balanza de pagos negativa que se convirtió en “endémica” y es que en ningún caso se equilibró (mucho menos, pasar a positiva). Lo que causó una inflación muy arraigada y de la que no fuimos capaces de salir.

A finales de los 70 la situación se alivió un poco gracias en gran medida al impulso del turismo en España.

Actualmente y tras mucho esfuerzo, España goza de una balanza comercial positiva pero es importante que analicemos la historia de los países para ver cómo esto afecta a los mismos y por ende, a todo lo que deriva de la economía del país.

¿Qué construye la balanza comercial de un país?

Hay diferentes factores que hacen que la balanza comercial de un país se positiva – negativa – neutra. ¿Cuáles son esos factores?

  • Los hábitos de consumo: cuando optamos por productos de nuestro país o extranjeros estamos beneficiando / perjudicando a la balanza comercial y por tanto, a la economía del país.
  • Las decisiones políticas y económicas del país.
  • El precio que el Gobierno paga por los productos importados.
  • La renta de los consumidores, de ambos países: de los importadores y de los exportadores.
  • Costes asociados como el transporte, la distribución, impuestos…

Es una obligación de los políticos realizar normativas saludables para la importación – exportación y así encauzar la situación hacia una balanza comercial positiva / saludable.

Hay que apoyar sin duda alguna a los sectores productivos que pueden exportar productos y servicios. Es fundamentar realizar campañas de concienciación en la población para que se consuma producto local – nacional y así que no tengamos que importar en demasía.

  • A tener en cuenta que España está sujeta a la normativa de la Unión Europa que establece la libre circulación de mercancías por toda la Unión por lo que estas políticas de fomento del consumo nacional también las limita la normativa europea que salvaguarda la competencia.

Cuidado con este último punto que es algo positivo para todos los países miembros porque se salvaguarda también que nuestros productos sean consumidos libremente en otros países de Europa.

Todo tiene su lado positivo. Lo importante es que para contribuir a una balanza comercial positiva utilicemos nuestros productos, como el de gestión de proyectos online y siempre, la tengamos en mente a nivel empresarial porque afectará las cuentas de todo el país. ¡Pruébalo gratis!