« Volver al glosario

Conciliación bancaria


La conciliación bancaria es el procedimiento mediante el que se comprueba la coincidencia entre los valores registrados por la empresa en la contabilidad relativa a sus cuentas corrientes y los valores acerca de dichas cuentas corrientes aportados por la entidad bancaria (el extracto bancario).

Funcionamiento de la conciliación bancaria

Por lo general, la relación entre la empresa y la entidad bancaria, en lo que a la gestión de cuentas corrientes se refiere, funciona del modo siguiente:

  • La empresa anota en sus libros los movimientos realizados en sus cuentas bancarias: emisión de cheques, gestión de pagos y cobros…
  • El banco posee un registro de todos los movimientos realizados en las cuentas de la empresa.
  • Con una periodicidad determinada (habitualmente mensual) el banco envía un extracto a la empresa donde detalla los movimientos realizados en dicha cuenta durante el periodo indicado.
  • La empresa comprueba que los movimientos consignados en sus libros de contabilidad y los descritos en el extracto bancario sean coincidentes.
  • En caso de no coincidencia -como por ejemplo un error cometido por alguna de las partes, diferencias en el criterio temporal entre la empresa y el banco- se llevan a cabo los ajustes necesarios para cuadrar ambos valores y garantizar que todas las cuentas reflejen fielmente la situación de la empresa.