María Alcaraz
María Alcaraz

Tipos de autónomos: La Guía completa


Tipos de autónomos, a efectos “legales” y sobre todo, fiscales, hay muchos o al menos, un elevado número que posibilidades que debemos tener controladas, analizadas y bien ubicadas para así poder elegir la que mejor se acomode a lo que nosotros vamos a representar en nuestro negocio. Elegir una u otra repercutirá en nuestros impuestos y declaraciones de renta por lo que no es una decisión que se deba tomar a la ligera ni de forma casual.

Tipos de autónomo: ¿cuáles son?

Si ya tienes claro que es el momento de dar un paso adelante en tu proyecto empresarial, si has elegido ser trabajador por cuenta propia, si quieres cambiar tu figura dentro de una empresa u otras razones que te motivan a darte de alta como autónomo, debes saber antes que en España existen varias tipologías de autónomos.

Dependiendo de lo que vayas a hacer, de tus características laborales y otros factores que afectan también si tienes una sociedad, deberás acogerte a una fórmula u otra dentro de los tipos de autónomos. Eso sí, para poder elegir es importante conocer qué tipos de autónomos existen y qué características tienen cada uno.

Para ser autónomo de forma legal, lo primero que deberás hacer esa darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. A la hora de realizar este trámite será cuando debas escoger qué tipo de autónomo vas a ser. Esta decisión la sustentarán la actividad que desempeñes, tu tributación fiscal así como tu rol dentro de la sociedad a la que perteneces (si es el caso).

Dentro de los tipos de autónomos en España están: autónomos societarios, autónomos generales, autónomos dependientes económicamente y autónomos agrarios.

Desarrollemos punto por punto cada una de estas tipologías para que puedas decidir lo que mejor se ajusta a tu perfil.

Tipos de autónomos:

Autónomos

Los autónomos son las personas que realizan su trabajo por cuenta propia sin depender de un contrato con una empresa o un tercero. Trabajan de forma freelance y/o autónomos (solos) o tienen un pequeño negocio que subcontrata otros profesionales también como autónomos o algún empleado en nómina.

A efectos prácticos dentro de los tipos de autónomos “legales” y contemplados para la Seguridad Social, un autónomo es una persona física que realiza su trabajo de forma independiente en una actividad profesional sujeta a IAE (pueden cotizar por módulos o por grupos especiales de IAE).

Estas profesiones pueden estar colegiadas (abogados, arquitectos, psicólogos, etc) o no colegiados (diseñadores, creadores de contenido, fontaneros, peluqueros…).

Como profesionales autónomos tendrán la obligación de facturar de forma oficial incluyendo en sus facturas el IVA que les corresponda así como el IRPF (que será desde el 7% hasta el 15%).

El autónomo estará acogido a una cuota mínima de cotización (fecha 2021) de 286€ al mes y podrá acogerse a la tarifa reducida de autónomo.

Autónomos societarios

El autónomo societario es una figura empresarial ya que la persona además de ser autónomo (ejerce su trabajo como profesional independiente) es socio – partícipe de una empresa – sociedad. Por lo tanto, debe estar dado de alta como autónomo societario.

Normalmente un autónomo tiene una empresa – sociedad cuando el volumen de su actividad como autónomo supera lo habitual para tal figura. En este supuesto lo mejor es hacer una sociedad y tributar como tal. También el caso puede ocurrir que la actividad profesional sea realizada con varias personas – socios.

En este caso, la cuota de autónomo será más elevada, 367,80 € al mes sin posibilidad de tarifa reducida.

Autónomo colaborativo

Las personas autónomas que trabajan con su cónyuge / familiares directos / familiares hasta segundo grado de consanguinidad tendrán que darse de alta bajo esta figura. La cuota será la misma que la de autónomo pero como diferencia, no tendrán que hacer declaración de IVA ni pago de IRPF.

Autónomos con actividades económicas dependientes

Es una figura que a efectos prácticos de cuotas y trámites de impuestos no afecta pero sí que hay que contemplarla porque puede tener características diferentes para todos. Y es que un autónomo dependiente es también conocido como falso autónomo  .  Es aquel que realiza más del 80% de su trabajo para un único cliente.

Autónomo en régimen agrario

Los autónomos que realizan su actividad en el sector agrario de forma exclusiva y por lo tanto cotizan un sistema diferente conocido como SETA.

Trámites para hacerse autónomo

Para poder operar como autónomo hay que realizar una serie de trámites que eso sí, son muy sencillos y en una mañana los tendrás hechos y en orden. Una vez dado de alta como autónomo, podrás de forma inmediata facturar y realizar tu actividad profesional de “forma legal”.

Ser autónomo “oficial” es estar dado de alta como tal y figurar bajo esta figura para la Administración. Así podremos hacernos cargo del pago del IVA recaudado en las facturas cobradas y que nuestros clientes paguen el IRPF que nos han retenido y que nos corresponde pagar.

Por lo tanto, debemos ante todo y como primer paso que darnos de Alta como autónomos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Esto es un trámite sencillo que ya no requiere ni que acudas presencialmente a ningún lugar. Puedes hacerlo en la página web de la Seguridad Social. De hecho, ahora es obligatorio realizar el alta de afiliación, la recaudación y la cotización a través de la sede electrónica.

Además del alta en el sistema RETA (de autónomos) deberás también generar tu alta en el Censo de Empresarios a través de la Agencia Tributaria (Hacienda). Algo que es imprescindible para que puedas realizar el pago de los impuestos obligatorios (trimestrales y anuales). Igualmente lo puedes hacer telemáticamente y con el Modelo 036.

———————————-

Esta es la información importante y relevante que necesitas conocer a la hora de darte de alta como autónomo. Empezar tu proyecto, avanzar con tu negocio y convertirte en autónomo es un paso profesional muy importante. Mejor tenerlo siempre todo bien atado. Y para que no se te escape nada, también fundamental tener una herramienta para gestionar tu trabajo y negocio. Aunque no lo parezca, tendrás que hacer mucho trabajo que no es para nada, el propio de tu actividad: tareas comerciales, gestión de proyectos, facturación… Súmate ahora a billage y tendrás todo en un único lugar, con una cuota súper reducida y ajustada y además vivirás tranquilo sabiendo que todo en tu negocio, ya sea pequeño o grande, está bajo control. ¡Pruébalo ahora!

 

This post is also available in: Spanish

0 ComentariosEsta publicación no tiene comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos