María Alcaraz
María Alcaraz

Guía: Declaración de la Renta 2021 paso a paso


Arranca la campaña de la Declaración de la Renta 2021 y hay que iniciar todos los trámites para cumplir con los plazos y requisitos. Cada año nos “enfrentamos” a este gran momento fiscal al que todos nos afecta y repercute. Toca rendir cuentas con la Administración de lo que hemos facturado, ganado, gastado, invertido. Ya sabes, Hacienda es el ojo que todo lo ve y tiene que estar al tanto, al detalle y además hay que ponérselo fácil de lo que hacemos con hasta el último de nuestros euros. Para que todo sea fácil y ágil como billage, lanzamos este post detallado en el que encontrarás una guía súper minuciosa para que no tengas ni la más mínima duda a la hora de realizar tu Declaración de la Renta 2020/21.

¿Qué es la Declaración de la Renta?

La Declaración de la Renta es el proceso anual que todos los ciudadanos contribuyentes debemos realizar como declaración del Impuesto sobre la Renta. Es decir, contar a la Administración (Hacienda) lo que hemos ingresado – facturado, lo que hemos gastado y cotizado durante todo el año para así, calcular si Hacienda nos debe dinero o bien nosotros a ellos.

Lo que se evalúa, recalcula y declara (de ahí “declaración”) es el IRPF de todas las personas físicas.

Como a estas alturas todos ya sabemos (y si no puedes ampliar info aquí) el IRPF es el impuesto al que todos los ciudadanos y personas que trabajemos debemos hacer frente – pagar como contribución a la sociedad. La cuantía a pagar de IRPF dependerá de lo que hayamos ingresado y de lo que hayamos también cotizado previamente en cada ingreso (sea por nómina o por factura).

La declaración es un ajuste por si hay que pagar más o hemos pagado extra.

¿Quién debe presentar declaración de la renta?

De acuerdo con el Art.8 de la Ley IRPF son contribuyentes por el impuesto las personas físicas que tengan su residencia habitual en territorio español. Se entiende que el contribuyente tiene su residencia habitual en territorio español cuando se de alguna de las siguientes circunstancias. Está obligado a presentar declaración de la renta:

  • Que permanezca más de 183 días durante el año natural en territorio español
  • Que radique en España el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos, de forma directa o indirecta
  • Contribuyentes que hayan obtenido rentas superiores a las cuantías que veremos en el siguiente apartado (mínimo para no declarar)
  • Contribuyentes que tengan derecho a aplicar deducción por inversión habitual o deducción por doble imposición internacional
  • Contribuyentes que hayan realizado aportaciones a:
  • Patrimonios protegidos de personas con discapacidad
  • Planes de pensiones
  • Planes de previsión asegurados
  • Planes de previsión social empresarial
  • Seguros de dependencia
  • Contribuyentes que, no estando obligados a declarar, soliciten devolución por:
  • Retenciones e ingresos a cuenta soportados
  • Deducción de maternidad
  • Deducción por familia numerosa
  • Deducción por personas con discapacidad a cargo

¿Quién no está obligado a presentar declaración de la renta?

No están obligados a presentar declaración de la renta los contribuyentes que hayan obtenido en 2019 exclusivamente rendimientos del trabajo,  rendimientos del capital mobiliario o inmobiliario, rendimientos de actividades económicas o ganancias patrimoniales hasta un importe máximo conjunto de 1000 euros anuales.

Tampoco están obligados a presentar declaración de la renta los contribuyentes que obtengan rentas exclusivamente de las siguientes fuentes:

  • Rendimientos de trabajo cuyo importe no supere 22.000 euros anuales, con carácter general o 12.643 euros anuales en los siguientes casos:
  • Cuando los rendimientos del trabajo procedan de más de un pagador.
  • Cuando se perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas.
  • Cuando el pagador de los rendimientos de trabajo no esté obligado a retener.
  • Cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.
  • Rendimientos de capital mobiliario (dividendos de acciones, intereses de cuentas, de depósitos o de valores de renta fija) y ganancias patrimoniales, siempre que no superen los 1.600 euros y hayan estado sometidos a retención.
  • Rentas inmobiliarias , rendimientos de capital mobiliario derivados de Letras del Tesoro no sujetos a retención y subvenciones públicas, con el límite conjunto de 1.000 euros anual.

Situaciones laborales ante la declaración

Cuando vayamos a realizar la declaración de cualquier año, lo primero que tenemos que tener bien determinado es nuestra situación profesional. Puede ser de dos formas:

Asalariado

Trabajamos por cuenta ajena y percibimos un sueldo a través de una nómina. Una nómina en la que de forma habitual y mensual hay una retención de irpf.

En este caso, Hacienda te va a enviar un borrador con la que Declaración que ellos consideran que te corresponde. Ahí incluye los cálculos a partir de los datos que han recibido tuyos durante todo el año ya que es la empresa la que en cada mes – trimestre, va informando a la Administración.

Será tu momento de revisar a fondo tu borrador, incluir – eliminar lo que corresponda y cuando esté correcta, enviarla a la Agencia Tributaria para su gestión. Y es que quizás ellos no conocen algún nuevo dato relevante a tu vida como el nacimiento de un hijo, la adquisición de una vivienda, etc.

Autónomo

Por el contrario, si trabajas por cuenta propia y estás dado de alta en el Régimen General de Autónomos (RETA), tus ingresos llegan a través de factura emitida por ti. Facturas en las que incluyes un porcentaje a desgravar de irpf (que el que te paga deberá retener y pagar después a la Administración en tu nombre).

Si eres autónomo deberás ser tú el que realice el borrador y la propia declaración. Con billage vas a tener muy fácil el compilar tus ingresos y gastos. Tal y como has estado haciendo cada trimestre, solo tendrás que exportar los listados a Excel, hacer cálculos e implementarlos en tu declaración (si has estado trabajando con tu asesor y este tiene los trimestres que sacabas de billage, más fácil aún porque ya tiene toda la documentación que necesita).

Además luego habrá que ver y tener en cuenta si en algún momento del año has estado en situación de desempleo o cobrando alguna prestación.

Este año, cuidado con la declaración si has estado en ERTE por el Covid. Se considera segundo pagador. Te explicamos todo… ERTE y la declaración de la renta

Ahora, pasado y cerrado el año, tocará informar a la administración de todo el dinero que hemos percibido y de las contribuciones de irpf que hemos realizado de forma gradual para que se pueda hacer un balance de resultados… La Declaración de la Renta.

¿Tienes o no que presentar la Declaración de la Renta 2021?

Esta es una de las grandes dudas que muchos tenemos en algún momento de nuestra vida profesional. Y es que no sabemos, sobre todo al principio o en momentos de menor trabajo / desempleo, si tenemos que presentar la Declaración o no. ¿Quién debe hacerlo? Depende de los ingresos. Todo va en base a los ingresos económicos durante el ejercicio al que se refiere la declaración.

Los límites de ingresos para NO presentar la declaración son, si eres trabajador por cuenta ajena:

  • 22.000 € anuales provenientes de un solo pagador.
  • Si el segundo pagador no supera en ingresos 1.500 € en todo el año.
  • 14.000 € en el año que vengan de dos o más pagadores (antes el límite eran 12.000 €).
  • 14.000 € si tus ingresos vienen de una pensión compensatoria (el paro, por ejemplo).

De nuevo muy atentos: jubilación, prestación por desempleo, prestación por ERTE es un nuevo pagador.

En el caso de los autónomos, el único caso en el que no tendrás que presentar la declaración es si tus ingresos no han superado los 1.000 € en el año (algo solo válido para quizás que hayas realizado algún trabajo puntual pero vaya, con lo que cuesta la cuota de autónomo y esta cantidad… mejor ni pensárselo).

Por último, si has tenido rendimiento por capital inmobiliario o ganancias patrimoniales, el límite está en 1.600 € en el año (mayor límite que facturación por autónomo).

Las fechas de la Declaración de la Renta 2021

Aquí es donde viene otro de los puntos importantes… Las fechas que tenemos que tener claras y bien marcadas en nuestro calendario con referencia a la Declaración de la Renta. Que no se te pase ni una porque luego habrá problemas con Hacienda y eso, no lo quiere nadie.

7 de abril: se inicia la campaña oficial de la Renta 2021. Puedes presentar – modificar de forma telemática el borrador.

4 mayo: ya puedes pedir cita para la modalidad de presentación telefónica.

27 mayo: fecha a partir de la cual los autónomos pueden solicitar cita para presentar de forma presencial el modelo 100 de IRPF. Cita que se dará a partir del día 2 de junio.

25 junio: fin para la domiciliación bancaría de los modelos 100 y modelo 714.

30 junio: fin de la campaña de la Declaración de la Renta 2021.

Declaración de la renta modelo 100, deben incluirse:

  • Los rendimientos del trabajo
  • Los rendimientos de capital
  • Los rendimientos de actividades económicas
  • Las ganancias y pérdidas patrimoniales
  • Las imputaciones de renta establecidas por Ley

Paso a paso para realizar la Declaración de la Renta 2021

Aunque ya sabes (y nos repetimos mucho) que aconsejamos siempre que optes por contar con ayuda profesional para la Declaración de la Renta porque tu asesor conoce más que tú el proceso y puede sacar más beneficios de esto, siempre es bueno que sepamos cómo hacer la declaración.

Vamos a guiarte en el proceso para que puedas encargarte tú mismo o en caso de que la haga tu asesor, la revises con total conocimiento y tranquilidad.

1. Reúne toda la documentación e información

Este año vamos a hacerlo bien desde el principio y es que lo mejor es, antes de ponerte a hacer nada y luego tener que dejarlo para buscar tickets, documentos, etc… Es recopilar y compilar toda, TODA la información que necesitas para poder tener todos los números claros y sin errores.

Si eres trabajador por cuenta ajena, lo que necesitarás ante todo son tus nóminas porque ahí viene todo el detalle de tus ingresos y de las deducciones por IRPF que la empresa ha ido haciendo para ti.

Por el contrario, si eres autónomo y durante todo el año has utilizado billage, lo tendrás más fácil porque se han quedado registrados los ingresos y los gastos. Es tan sencillo como ir a facturas – gastos y exportar los excels. Ahí, conseguirás los totales de ingresos, iva, irpf, gastos… que necesitas para realizar la declaración.  Como dato para anotar vas a necesitar:

Ingresos:

El neto – base de las facturas generadas e ingresadas (sin el iva)

La retención de IRPF que hemos incluido en las facturas y que nos han realizado en cada pago (si has puesto el 7 o 15% de irpf… saca el total en cantidad neta).

Gastos:

Cada mes has pagado cuotas de autónomo y eso debes incluirlo en tu declaración. Suma todas ellas.

Todos los gastos realizados y que en billage ya los tendrás muy bien referenciados y solo tienes que darle a exportar en Excel.

Los pagos por piso, contratos de alquiler (si es anterior a 2015).

2. Cumplimenta todos los pasos de la Declaración

Ahora que ya tienes toda la información compilada y reunida, es el momento de ponerte manos a la obra con la Declaración o en su defecto, para poder revisar bien con datos el borrador que haga tu asesor.

Para hacer tú la declaración tienes que ir a la página web de la Renta en el site de la Agencia Tributaria (aquí). Las primeras páginas son comunes y algunas solo para si eres asalariado.

Si eres autónomo, lo tuyo “gordo” empieza en la página 7 con el Epígrafe IAE, el modelo aplicable, el tipo de actividad, los ingresos, los gastos fiscalmente deducibles, etc.

Aquí, una vez que has cumplimentado todos los campos ya sabrás si la declaración te sale a pagar o a devolver. Una declaración positiva o negativa marcará cómo se resuelve la misma.

Si te sale a pagar es el momento de, o de hacer el pago completo o fraccionarlo para poder acometerlo por partes.

Si la declaración te sale a devolver, ojo con marcar la casilla “renuncia a la devolución” que le estás dando la potestad a Hacienda para que se quede con el dinero de la devolución y eso, no lo queremos.

Debes marcar la casilla 2 e incluir el Iban de la cuenta bancaria en la que quieres la devolución.

3. Presentar en Hacienda

Por último, llega el momento de enviar la declaración finalizada y cumplimentada a Hacienda. El gran momento ha llegado. A través de su aplicación si la vas a hacer telemática (que es lo más fácil si no tienes dudas o la hace tu asesor) podrás presentar la declaración y adjuntar el archivo correspondiente.

Luego firmas y envías ya que en este caso no necesitas de forma obligatoria el certificado digital.

¡Fin! Ya puedes estar tranquilo con Hacienda porque has cumplido con tus obligaciones. La Declaración de la Renta 2021 está hecha y entregada… ¡Correctamente! Otra cosa finalizada y podrás dormir tranquilo gracias también a que con billage, todo está en su lugar.

¿Qué no debe incluirse en la declaración de la renta?

No deben incluirse en la declaración de la renta las siguientes partidas:

  • Las prestaciones públicas extraordinarias (incluidas las pensiones de viudedad u orfandad) por actos de terrorismo y las pensiones derivadas de medallas y condecoraciones por actos de terrorismo.
  • Las ayudas de cualquier clase percibidas por los afectados por el VIH
  • Las pensiones reconocidas en favor de aquellas personas que sufrieron lesiones o mutilaciones, con ocasión de la Guerra Civil Española
  • Las indemnizaciones por responsabilidad civil por daños personales, en la cuantía legal o judicialmente reconocida
  • Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador (atendiendo a los límites legales)
  • Las prestaciones reconocidas al contribuyente por la Seguridad Social o por las entidades que la sustituyan, como consecuencia de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez
  • Las pensiones por inutilidad o incapacidad permanente del régimen de clases pasivas, siempre que la lesión o enfermedad que hubiere sido causa de las mismas inhabilitare por completo al perceptor de la pensión para toda profesión u oficio.
  • Las prestaciones por maternidad o paternidad y las familiares no contributivas
  • Las prestaciones económicas percibidas de instituciones públicas con motivo del acogimiento de personas con discapacidad, mayores de 65 años o menores
  • Becas públicas y becas concedidas por determinadas entidades sin fines lucrativos y fundaciones bancarias
  • Las cantidades percibidas por los hijos de sus padres en concepto de anualidades por alimentos en virtud de decisión judicial
  • Los premios literarios, artísticos o científicos relevantes declarados exentos por la Administración tributaria.

¿Cómo funciona la declaración de la renta?

Los rendimientos de trabajo, los rendimientos  del ahorro y los rendimientos derivados de inmuebles, son las partidas más habituales a incluir en la declaración de la renta. Los rendimientos de trabajo son conocidos por Hacienda porque el empleador está obligado a informar del salario bruto, de las cotizaciones a la Seguridad Social, de las retenciones de IRPF y de la remuneración en especie a través del modelo 190.

Por su parte, los bancos están obligados a proporcionar información a la Agencia Tributaria sobre los rendimientos obtenidos por los contribuyentes, las operaciones realizadas, las ganancias o pérdidas obtenidas y las retenciones practicadas.

En caso de que tengas una actividad por cuenta propia, tú mismo y tus clientes seréis los encargados de proporcionarle información periódicamente a Hacienda. Si tienes una actividad empresarial, cada trimestre presentarás modelo 130 informando de tus ingresos y gastos; en caso de que tu actividad sea profesional, tus clientes deberán ingresar a tu nombre las retenciones a cuenta de IRPF  practicadas en factura mediante la presentación del modelo 111.

Si vendes una propiedad, la escritura de compra-venta debe pasar obligatoriamente por Notaría y Registro. Desde allí se informa a Hacienda de qué bien se ha transmitido y con qué fecha, aunque no se indica el precio de venta ni el de compra necesarios para calcular la variación patrimonial a declarar.

En caso de que tengas un inmueble arrendado, el propio inquilino se ocupará de informar a Hacienda. Si se trata de un local de negocio, las facturas emitidas deberán incluir una retención que el inquilino ingresará en Hacienda mediante la presentación del modelo 115. Si se trata de vivienda arrendada, el inquilino indicará la referencia catastral de su vivienda y el NIF del arrendador al confeccionar su propia declaración de la renta.

De este modo, la Agencia Tributaria recopila la información sobre las rentas que hemos obtenido en el ejercicio y es capaz de facilitarnos los datos fiscales individualizados. Toda la información está en una base de datos y un sistema informático se ocupa de contrastarla con la declaración presentada por cada contribuyente. En caso de que no coincida, saldrá un aviso para investigar el motivo de las diferencias.

This post is also available in: Spanish English Catalan

0 ComentariosEsta publicación no tiene comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos