María Alcaraz
María Alcaraz

El seguro de caución para pymes


Seguro de caución, la garantía económica más segura del mercado. Se puede decir de otra manera, con más detalle e incluso, más vuelta pero sí o sí, el seguro de caución es eso, una “seguridad” financiera para nuestro negocio. A pesar de su valor y sus aspectos beneficiosos para las empresas, la realidad es que es algo poco conocido y menos utilizado aún sobre todo en las pymes. Para conseguir que todos podamos beneficiarnos de ello, indaguemos un poco más sobre qué es y cómo implementarlo en nuestras actividades financieras.

Seguro de caución: Definición

El seguro de caución es una garantía económica que como su propio nombre indica, nos “asegura” el cobro de la cantidad dineraria con la que se esté tratando. Este seguro hace que sí o sí, se cumplan los contratos de compra – venta – alquiler o referidos a cualquier tipo de transacción económica. Y así, la parte que debe percibir el dinero, se asegura (nunca mejor dicho), el cobro del montante.

Gracias al seguro de caución estarás protegido ante el cumplimiento o no de las condiciones pactadas en un contrato.  Será la tercera parte, la que firma el contrato (por compra o alquiler por ejemplo) quien tendrá que hacerse cargo del seguro de caución. Es decir: tendrá que contratarlo y/o hacerse con un seguro de este estilo para que, en caso de no cumplir con las obligaciones contractuales, sea la entidad aseguradora la que se haga cargo de la situación – pagos – clausulas del contrato.

Ventajas y beneficios del seguro de caución

Un seguro de caución sin duda alguna, es una gran herramienta para asegurarnos de que todo irá bien ante una transacción económica. Sus ventajas son muchas y sobre todo, muy valiosas.

Emisión rápida y sencilla

Todas las aseguradoras (o al menos la mayoría) tienen para ofertar algún tipo de seguros de caución. Su emisión es rápida y realmente sencilla, algo muy alejado de los seguros cotidianos que se quedan sepultados en burocracia.

Libre de gastos

Estos seguros no tienen unos gastos asociados exagerados. Y es que en el caso de que los haya (que en la mayoría de los casos no existen), los gastos de análisis – estudio, gestión, apertura y cancelación son mínimos comparados con los de otros productos aseguradores.

No computa en CIRBE

Los seguros de caución no “computan” (como que no cuentan) para el CIRBE que es la Central de Información de Riesgos del Banco de España. Contratar uno de estos seguros no afecta a la información oficial financiera de nuestro negocio.

Es decir, si tienes un seguro de caución contratado no aparecerá como riesgo financiero para tu empresa. Tu empresa no se va a resentir en cuanto a la solicitud de otros préstamos o productos bancarios.

No hay entidad bancaria involucrada

En los seguros de caución normalmente la entidad que ofrece la garantía es una compañía de seguros, no una entidad bancaria. Esto aunque parezca que no, es otro punto positivo porque nos evita tener ciertos “tratos” con bancos que a veces son más tediosos e interfieren en diferentes transacciones que podamos querer / necesitar.

Condiciones flexibles

Es una de las ventajas mejor valoradas de los seguros de caución: su flexibilidad. No nos sentiremos ahogados como con los productos bancarios. Además, la cantidad garantizada no se refleja en el pasivo de la empresa sino que es un gasto deducible de la cuenta de explotación. Ventajazo.

Las garantías de un seguro de caución

Otro de los puntos fuertes de un seguro de caución son las garantías que ofrecen a las partes contratantes. Algo que realmente facilita el acceso a estos productos para tranquilidad de todos.

Garantía de calidad

Si algo vas a conseguir con el seguro de caución es garantizar el servicio / producto que estás prestando. Así estarás ofreciendo un plus de garantía que sin duda, será muy bien valorado. Con el seguro de caución si lo contratas tú como emisor, podrás ofrecer una seguridad de devolución en caso de que tu producto / servicio no cumpla con las condiciones establecidas previamente.

Garantía de ejecución

Igualmente, con este seguro te vas a cubrir las espaldas a la hora de estipular timmings de ejecución. Entregar un producto / servicio a veces no depende de nosotros mismos sino que hay más agentes involucrados, lo que puede darnos serios dolores de cabeza. Con el seguro de caución podrás vivir más tranquilo en caso de ciertos retrasos de terceros o por problemas externos (quien no se acuerda ya del Covid o de Filomena y los retrasos en todo que causaron).

Cuando estás sujeto a subastas y/o concursos, el seguro de caución te va a ayudar a poder ofrecer una licitación / oferta para dicho concurso. Aportarás “seriedad” a la oferta y podrás optar por mejores condiciones. El seguro de caución va a cubrir un porcentaje del precio de la obra a concurso algo a lo que quizás no podrías llegar sin él.

¿Por qué necesitamos un seguro de caución?

Como pyme / autónomo deberías tener muy presente en tu horizonte financiero, los seguros de caución. Y es que son un gran aliado para tu negocio. Se utiliza mucho cuando vas a trabajar con administraciones públicas o grandes empresas, esas entidades que tardan en pagar y que a ti, pequeño empresario, te hace un roto si no recibes el pago de tu producto / servicio realizado. Empresas a las que no puedes decir que no a la hora de colaborar pero que necesitas agilidad en los pagos y sobre todo, garantizar los mismos.

También se suele emplear estos seguros cuando se trabaja con empresas arancelarias y que necesitan una fianza para poder realizar transacciones con ellos. Sin duda alguna, son una gran ayuda para pymes y autónomos. Sobre todo por su rapidez, agilidad y que no interfiere con otros productos bancarios.

Tipos de pólizas de seguros de caución

Lo más habitual a la hora de trabajar con seguros de caución es acogerse a dos tipos de pólizas:

Póliza individual

Para un contrato en particular, para una acción, para una transacción… Lo más normal es contratar una póliza individual que cubra esa necesidad.

Póliza global

Si tienes más asuntos que cubrir, más contratos que asegurar y diferentes obligaciones a las que hacer frente, lo mejor es que te acojas a una póliza global. Es una línea de garantía abierta a la que el tomador puede acudir siempre que considere y/o necesite. Como una banca abierta para diversos asuntos para solicitarla cuando se necesite.

 

Si eres autónomo y/o tienes una pyme, te recomendamos cien por cien acogerte a un seguro de caución si en algún momento necesitas de sus servicios. Sus ventajas son como has podido comprobar, bastantes y además, contraindicaciones tienen muy pocas. Vivirás más seguro y la salud financiera de tu empresa no se verá resentida. Eso sí, como siempre, te aconsejamos que todo quede bien reflejado en tu panel de facturación de billage. Así todo siempre, bajo control.

This post is also available in: Spanish

0 ComentariosEsta publicación no tiene comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos