Luis Miguel Larriba

¿Cómo traspaso un negocio y cómo tributa?


A la hora de empezar un negocio, tienes diferentes opciones y puntos de partida: desde empezar de cero y crear todo el entorno y negocio sin base alguna, hasta recibir un negocio en traspaso, opción que analizaremos hoy. El traspaso de un negocio se produce cuando, un empresario que está explotando un negocio en alquiler decide ceder el contrato de alquiler de dicho local a un tercero.  

 ¿Que formulas legales tengo para realizar un traspaso?

Para llevar a cabo un traspaso de negocio pueden establecerse diferentes estrategias legales, en función de la situación y características del negocio, intervinientes y sobre todo de la intención de colaborar del dueño del local, quien aunque no tiene que prestar su consentimiento, sí puede elevar la renta del arrendamiento hasta un 20%.  

Opción 1: cesión del contrato de alquiler

Esta fórmula, que es la que constituye la esencia de un traspaso en la puridad del término, implica que el nuevo empresario se subrogue en la posición del anterior arrendatario, asumiendo el contrato de alquiler del negocio como propio, con todas sus obligaciones y derechos. Para que esta opción sea viable, aunque como decimos no es necesario contar con autorización del arrendador, sí que es necesario informarle, ya que tiene derecho a subirnos el alquiler hasta un 20%. Por este motivo, y por que lo mejor es empezar la relación arrendador - arrendatario de buenas formas, mi recomendación es que en vez de notificarle la cesión por burofax, y sin perjuicio de hacerlo posteriormente, intentemos conversar con el arrendador, le expongamos la situación y negociemos con él evitar la subida de la renta así como cualquier otro aspecto de relevancia para nosotros. Ha de tenerse en cuenta, ya que suele ser algo relativamente frecuente, que este derecho a ceder el contrato de alquiler sin necesidad de autorización del arrendador es renunciable, de manera que debemos revisar bien el contrato de alquiler y comprobar que en el mismo no hayamos renunciado a ello y, en consecuencia, se nos impida ceder el contrato libremente.  

2) Comprar la sociedad arrendataria

Otra opción, que nos puede evitar la subida de renta ya que el titular del contrato sigue siendo el mismo, y no necesita siquiera de obligación legal de notificar al propietario del local de la cesión es que, para el caso de que el contrato esté firmado con una persona jurídica (no es válido cuando se firma a nombre de un autónomo), en vez de cambiar la titularidad del contrato, cambiemos la titularidad de la persona jurídica. La gran ventaja de esto, como decíamos, es que evitas cambios de nombre en el contrato de alquiler y que el arrendador pueda elevar la renta. En cambio, y en función de la sociedad, puede no interesar optar por esta vía, ya que al adquirir la sociedad la adquirimos con todas sus consecuencias: si dentro de 3 meses se produce una inspección de la Agencia Tributaria y descubren algo irregular, no puedes excusarte alegando que antes no era tuya, la sociedad responde de ello independientemente del cambio de dueño.  

3) Traspasar un negocio que está en tu propio local

En este caso, no se produce cesión del contrato de arrendamiento del local, ya que previamente no existía, sino que lo que se realiza es un nuevo contrato de arrendamiento, ya sea por el local o por el negocio en su conjunto, en función de lo que corresponda, se vaya a utilizar por el nuevo inquilino, o resulte más interesante.   Billage te ayuda a llevar al día tus impuestos

¿Cómo tributa el traspaso de un negocio?

  La tributación del traspaso de un negocio tiene diferentes aspectos e intervinientes y en función de la posición en la que nos encontremos y de qué elemento derive la renta que se percibe tributará de un modo u otro.  

A) Importe satisfecho entre el anterior empresario y el nuevo por el traspaso de la actividad

En el caso del traspaso puramente del negocio, esto es, la entrega de una persona, física o jurídica, a otra del negocio en su conjunto: materiales, clientela, empleados, actividad, etc. se trata de una operación no sujeta a IVA, sino que está sujeta al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) pero exenta, por lo que deberá emitirse la factura sin IVA y no será necesario abonar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) al estar exento, aunque sí cumplir con las obligaciones formales que éste imponga.  

B) Renta percibida por el propietario del local

La renta que percibe el propietario del local por permitir el traspaso del negocio o como contraprestación por facilitarla, se tratará como la renta que percibe habitualmente por el arrendamiento, es decir, con IVA y las retenciones correspondientes.  

C) Renta recibida por el empresario que cede el negocio

El empresario que cede o traspasa el negocio a un tercero, deberá tributar por el importe el importe recibido en su declaración de beneficios, ya sea en la declaración de la renta en el caso de ser persona física o en el impuesto sobre sociedades para el caso de personas jurídicas. En el caso de la declaración en el IRPF, debemos destacar que la misma ha de incluirse en la sección de ganancias patrimoniales, y no en la de actividades económicas.  

¿Consideras una buena opción de iniciar como empresario el traspaso de negocio?

¿Traspasarías tu negocio cuando vayas a jubilarte o si decides cambiar de sector?

  Billage te ayuda a llevar al día tus impuestos

0 comentarios No hay comentarios.
Dejar un comentario

Comentario enviado correctamente y pendiente de comprobación.

No se ha podido enviar correctamente el comentario.

Campos incompletos